AMIGOS DEL BLOG

lunes, 5 de septiembre de 2016

Virtudes y Vicios: Un antiguo problema.

Virtudes y Vicios: Un antiguo problema.
Barredo Mandziuk

Comencemos citando uno de los discursos de Josef Pieper (1904d.C.-1997d.C.) dado en la Academia Francesa y que dice así “Señores, la palabra Virtud ha muerto o, por lo menos, esta a punto de extinguirse... No recuerdo haberla encontrado en los libros más leídos y apreciados en nuestros días...

Resultado de imagen para virtudes y vicios

Se ha llegado a tal extremo, que las palabras Virtud y Virtuoso solo pueden encontrarse en el catecismo, en la farsa, en la academia o en la opereta”. Y fuera de la cita anterior el autor agregaría que la palabra Vicio ha desaparecido también, ya que al no tener opuesto en la Virtud se ha vuelto innecesaria en nuestro vocabulario. Esta es la desgracia de los tiempos modernos, para la sociedad da lo mismo un hombre virtuoso, que un hombre con una vida basada en los vicios. Pero para el masón y su sistema de valores morales la diferencia es fundamental, ya que estos determinan su comportamiento diario, así como sus objetivos a largo plazo en la vida.

Esta pareja de conceptos en los que acabamos de introducirnos, como lo son la virtud y el vicio, han sido uno de los puntos más recurrentes que la humanidad a tratado y es un tema, donde a pesar de conocer sus implicaciones y proponer muchas soluciones no ha podido aplicar sus conocimientos para la corrección del sin número de consecuencias negativas que han acarreado los vicios de los hombres sobre la existencia del género humano, para lograr substituirlos por sus contrapartes las virtudes. Santo Tomás de Aquino, Jesús, Confucio, Spinoza, Platón, Aristóteles junto a una lista interminable, han tratado el tema y propuesto soluciones según su estilo personal.

La Masonería no ha descuidado tampoco este punto crítico de la existencia del hombre, tanto así, que celebra y promueve el cultivo de las virtudes, mientras que lucha a brazo partido en contra de los vicios.

La Masonería nos muestra que es básico entender que la repetición de los actos buenos llevan a crear el hábito de lo bueno, este hábito de lo bueno es lo que llamamos virtud, mientras que la repetición de los actos malos o nocivos nos lleva a crear el hábito de lo malo, este hábito de lo malo es lo que evidentemente llamamos vicio. Por eso la Masonería lleva a que los masones repitan en sus logias actos como la filantropía, la fraternidad, el estudio, etc, con la seguridad que al principio estos actos buenos realizados mecánicamente por el grupo terminarán inculcando buenos hábitos entre los QQ.·.HH.·. y estos hábitos a su vez terminarán creando esas virtudes que tanto exalta la Masonería y que son uno de los objetivos principales del verdadero masón.

Así la Masonería establece de manera tácita que el vicio y la virtud son en principio responsabilidad individual del masón, ya que este tiene la libertad de escoger lo que desea hacer; ya que si depende del masón el hacer o el no hacer algo y esto a su vezdepende de su capacidad de razonar con los conocimientos que posee en ese instante, entonces el masón no tiene el derecho de obrar de manera incorrecta, ya que la institución siempre le está dando luces y llamando a que realice obras de bien, cumpla con sus deberes, cuide de su familia y de él mismo, entre muchos otros buenos actos. Sin dejar de recordarle en ningún momento que cada día debe preparase y estudiar más para que sus actos sean también cada día mejores y no tenga la excusa de la ignorancia para caer en los vicios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada