AMIGOS DEL BLOG

domingo, 18 de febrero de 2018

LA NUMEROLOGÌA EN LA ALQUIMIA 3 de 7

LA NUMEROLOGÌA EN LA ALQUIMIA 
3 de 7

EL TRES

Es también la Trinidad Santa:

El Padre (el dios tenebroso es decir incomprensible de Jacobo Boehme), 

El Hijo (aspecto masculino y solar, el Fuego) 

El Espíritu Santo (aspecto femenino y lunar, el Agua). 


Uno incognoscible contiene potencialmente en él los Dos. Los Dos expresadas por Uno, por es decir nacidas de Uno, son de la misma naturaleza que Uno. El Uno y los Dos son tan consubstánciales.

Herbert Oré

sábado, 17 de febrero de 2018

LA NUMEROLOGÌA EN LA ALQUIMIA 2 de 7

LA NUMEROLOGÌA EN LA ALQUIMIA 
2 de 7

EL DOS

Además de los instrumentos y utensilios masónicos reagrupados por dos (mallete y cincel, compás y escuadra, regla y palanca, perpendicular y nivel) y el ladrillo, mosaico, el Sol y la Luna son también los representantes de esta dualidad: 


El sol es el dispensador de luz cuyos rayos son recibidos y reenviados polarizados por la luna. El cerebro está a menudo considerado como lunar con relación al centro cardíaco ocupa un lugar de la presencia espiritual. 

Estas dos influencias participan también en la transmutación del hombre:


Ambos alumbrados alimentan la base de las serpientes del caduceo.


Ambas corrientes lunares y solares tienen origen el tercero del corriente en medio.

Herbert Oré,

viernes, 16 de febrero de 2018

LA NUMEROLOGÌA EN LA ALQUIMIA 1 de 7

LA NUMEROLOGÌA EN LA ALQUIMIA 
1 de 7
EL UNO ES EL ARBOL DE LA VIDA



El origen del mundo es a menudo representado en alquimia por un árbol que tiene las raíces en el cielo. 

Representa la fuerza universal que se despliega en la manifestación. Se va de raíces escondidas, de arriba y se manifiesta en el tronco, las ramas, el follaje y los frutos.

Así las raíces oscuras contienen potencialmente todos los sémenes.


Esta fuerza universal es personificada también por la mujer divina.

Reencontramos así la idea de la naturaleza femenina de la fuerza universal que engendra el mundo.


Es comparada por sensación con las aguas femeninas de arriba.

Son aguas corrosivas y ávidas que destruyen las escorias del ser para dejar el hueso(núcleo) puro.

Considerado como arquetipo el árbol invertido se refleja sobre la superficie de estas aguas. La imagen obtenida por reflexión es la creación. ¡Es pues una imagen qué no tiene existencia limpia contrariamente al árbol y a las aguas!


He aquí el gran mar de los filósofos en el cual se baña la sirena (feminidad divina) que genera el mundo con la ayuda de dos corrientes de las que vamos a hablar en el número dos.

Herbert Oré.

jueves, 15 de febrero de 2018

¿QUIÉN ES INICIABLE?

¿QUIÉN ES INICIABLE?


¿Quién es iniciable? es un Masonic Board Masonic Lodge Rene Guenon , Swiss Grand Lodge Alpina (GLSA) en Lausana.

Aquí hay una reflexión sobre " la iniciabilidad " ... Presentar, iniciar a un lego es algo que debe tomarse a la ligera, ¡es un cuestionamiento tanto para el profano como para el que lo presenta!

"¡No dejen entrar a nadie si él no es un geómetra! "

La tradición dice que esta frase fue grabada en la entrada de la Academia, la escuela fundada en Atenas por Platón (424 - 347 aC). Esta oración a menudo está grabada en la entrada de los templos masónicos. De hecho, la traducción del griego no es del todo precisa, sería mejor traducir la inscripción que se supone por "¡ Que no entren los no aptos para la geometría! ".

La advertencia no está dirigida a aquellos que no son geómetras confirmados, sino a aquellos que no tienen, como diría Pascal, el espíritu de la geometría, o al menos una aptitud para practicar la geometría. Este es el verdadero significado de la iniciación masónica. Debe ser ya iniciable. Es una facultad de la mente, la del buscador de significado.

Lo inagotable no busca escapar del mundo, sino que a través de una forma particular de meditación, amplía su campo de conciencia de una manera natural y permanente. En su investigación, no le da la espalda a la imagen que tiene la ciencia del mundo, porque es la conciencia la que ha desarrollado los conceptos científicos y es la conciencia la que la guiará. Por lo tanto, el iniciado no toma un camino diferente del de la mente científica, como a menudo vemos en algunos círculos de esoterismo, ¡porque es esta conciencia la que se expandirá!

Esta ampliación de la conciencia que siempre ha caracterizado a los alquimistas en particular y a los verdaderos hermetistas y esoteristas en general, descansa en el desarrollo de nuevas facultades realmente presentes en todos los seres humanos, pero en estado latente. Es la "Piedra Bruta" de los Francmasones, la "Materia Prima" de los alquimistas. La separación de lo sutil de lo denso y la coagulación de lo volátil se basan en la existencia de dos procesos que acompañan la génesis de los mundos: involución y condensación del espíritu, evolución y espiritualización de la materia.

Estos dos procesos son, sin embargo, dos estructuras omnipresentes del universo: "Él asciende de la tierra al cielo y desciende de nuevo a la tierra y recibe las fuerzas de las cosas más elevadas y las inferiores". " [1] En el nivel espiritual, la separación del fuego y tierra es la fase idealización de despertar de la conciencia superior (disolución de la personalidad de auto-centrado, Adam corteza); la tierra en conversación Telesme [2] , "una fuerte fuerza de todas las fuerzas", no es otro que el renacimiento espiritual simbolizada por la estrella de cinco puntas en llamas o el Sello de Salomón.

Es la coagulación de lo divino y la regeneración del hombre en un cuerpo de gloria. En el nivel alquímico, la separación de los cuerpos para obtener la "materia prima", así la realización del trabajo al negro. La liberación del agente universal llevado a cabo, se trata de purificar este: es la fase líquida, luego aérea, del trabajo con el blanco (las aguas mercuriales). Luego se condensará (coágulo), trabajará en rojo. La piedra filosofal es, por lo tanto, el milagro obtenido de la adaptación del Uno.

La iniciación es un camino, un viaje, después de un nuevo nacimiento, la transición de una puerta de entrada a un proceso evolutivo acelerado, dando a los que son capaces de ella los medios para alcanzar la ampliación de su campo de conciencia. Esta apertura puede ser bastante peligrosa para una persona no preparada. Esta es la razón por la cual debemos evitar iniciar lo no-inmanejable, el que no puede controlar sus pulpiones más primarios, el que no controla sus emociones es esclavo de sus pasiones o de sus certezas, ese no puede estar sujeto a tal experiencia.

El hombre está hecho de sombra y luz. Todos tenemos un lado negativo y un lado positivo. El iniciable es aquel cuyos lados están más o menos equilibrados. Debe entenderse que el fenómeno iniciático es una forma de mejora de las energías mentales y la conciencia. Esta amplificación afectará tanto al lado positivo como al negativo de la conciencia y, si es negativo y está más desarrollado en el origen, lo será aún más después del fenómeno iniciático y causará aún más daño. Esto causará algunos problemas en el Lodge y la Francmasonería en general.

En "La flauta mágica" de nuestro hermano Mozart, "Tamino y Papageno van juntos en busca de Pamina. Papageno solo realiza una tarea que le ha sido asignada. Tamino, por otro lado, actúa por amor y por libre elección. Por lo tanto, es él quien toma conciencia de la Oscuridad de la cual su mente está cegada, y quién deseará la Luz. Papageno, el no iniciable, representa al hombre que se deleita en la singularidad tal como se la imponen las fuerzas que gobiernan las fuerzas sociales. La Unión de Pamina y Tamino, sellada por su iniciación, garantiza la supervivencia de la masonería-gasolina ".

http://www.gadlu.info/qui-est-initiable.html

miércoles, 14 de febrero de 2018

Nacimiento de la Francmasonería Mixta

Nacimiento de la Francmasonería Mixta



María Deraismes -periodista, militante de los Derechos de la mujer y del niño- y el Doctor Georges Martin – Senador y Consejero General – realizaron campañas a favor de los derechos políticos y civiles de las mujeres, de la defensa de los derechos de los niños oprimidos y desdichados, en contra de la intolerancia clerical y también por establecer una escuela neutra, respetuosa de las ideas de cada uno.

María Deraismes fue iniciada el 14 de enero de 1882, en la Logia “Les Libres Penseurs” (“Los Librepensadores”) de Pecq, pequeña ciudad al oeste de París. Fue la primera mujer Francmasón, y simboliza la igualdad iniciática.

Once años más tarde, el 4 de abril de 1893, Maria Deraismes y Georges Martin, masón de renombre, crearon, en París, el primer Taller Mixto.

De esta Logia Madre nacerá la Gran Logia Simbólica Escocesa “Le Droit Humain”, que establece la igualdad entre el hombre y la mujer.

Maria Deraismes fallece el 6 de febrero de 1894. La tarea de organización y de desarrollo de “Le Droit Humain” corresponderá al Doctor Martin, Consejero Municipal de París, quien fue posteriormente Presidente del Consejo General del Sena y también Senador.

La enérgica voluntad del Dr. Martin lo hará situarse más allá de las fronteras, de las etnias, de las culturas y de las religiones. Muy pronto creará Talleres fuera de Francia, en Suiza e Inglaterra.

La Orden se expandió en Europa antes de hacerlo en otras partes del mundo.

“LE DROIT HUMAIN” se edificó sobre un sueño maravilloso: unir a la humanidad más allá de toda barrera, etnia, geopolítica, religión y cultura.

https://droit-humain.org/web/historia-2/nacimiento-de-la-francmasoneria-mixta/?lang=es

martes, 13 de febrero de 2018

LE DROIT HUMAIN

LE DROIT HUMAIN
Orígenes


Nacida de la acción de los Masones constructores de catedrales, la Masonería operativa se había organizado y había creado un mundo aparte. Dichos Masones se desplazaban sin cesar, de construcción en construcción, emancipándose de la autoridad de las corporaciones, de los señores y de la Iglesia. Formaron oficios francos (libres) y se liberaron del pago de los impuestos. Se convirtieron en Francmasones y su importancia se desarrolló del siglo XII al XIV, para posteriormente disminuir poco a poco.

En los comienzos del Renacimiento, el protestantismo, al oponerse a la Iglesia, había debilitado Romania y provocado una ruptura en el mundo cristiano. Galileo, apoyándose en la ciencia y en las matemáticas, había abierto a los investigadores de la época un mundo nuevo y también había probado que el Universo parecía ser infinito. La ciencia avanzaba rápidamente y se establecía una separación entre el dogma de la religión y el terreno de la razón.

A fines del siglo XVII aparecía la idea de un deísmo que se dirigía, poco a poco, hacia la noción de un creador, similar a un gran arquitecto o a un gran relojero, que habría creado el mundo según reglas inmutables. La Masonería se había mantenido en Gran Bretaña, donde la guerra civil y los conflictos religiosos habían marcado considerablemente el siglo XVII. El paso de Masonería operativa a Masonería especulativa se dio en forma gradual. Las Logias de Masones operativos recibían a Masones aceptados que participaron de las discusiones y luego fueron iniciados.

En el siglo XVIII, dos hechos van a marcar la evolución de la masonería especulativa. En primer término, una marcada laicización que se basa, según la ideología Andersoniana, en un punto sobre el cual todos los hombres parecen estar de acuerdo: el Deísmo, una especie de religión natural libre de toda restricción que busca la felicidad para todo el mundo (Anderson es el autor de las Constituciones de los Francmasones de 1723, obra fundamental, base de la Masonería especulativa masculina). Por otra parte, se manifiesta una tendencia a la universalidad a través de una apertura hacia el espíritu de las luces, caracterizado por el respeto de la tolerancia y por la fraternidad. La revolución iba a consagrar este estado de conciencia, que numerosos masones manifestaban, con la defensa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, así como con el rechazo de todo dogmatismo.

El siglo XIX fue el campo de batalla para la ampliación de los derechos, particularmente el respeto de cada uno y del pensamiento de los otros así como del derecho de la mujer a conquistar la igualdad de derechos cívicos.

Es justamente en este terreno que Georges Martin y María Deraismes iban a alterar, con la creación de “Le Droit Humain”, el orden establecido desde hacía siglos y a establecer la liberación de la mujer.

Annie Besant, célebre feminista inglesa miembro de “Le Droit Humain”, se expresaba así:

“Si bien es verdad que fueron los ingleses quienes llevaron la masonería a Francia, son los franceses quienes la traen nuevamente a Inglaterra hoy, regenerada, habiéndola completado y fortificado por medio de la admisión de la mujer en la Logia al lado del hombre.”

https://droit-humain.org/web/?lang=es





lunes, 12 de febrero de 2018

¿QUÉ ES LA FRANCMASONERÍA?

¿QUÉ ES LA FRANCMASONERÍA?


La masonería es una de las sociedades fraternales seculares más antiguas del mundo, cuyos miembros se preocupan por los valores morales y espirituales. La masonería enseña sus preceptos mediante una serie de dramas rituales, que siguen formas antiguas y usan las costumbres y herramientas del cantero como guías alegóricas. 

La calificación esencial para la admisión es una creencia en un Ser Supremo. La francmasonería está abierta a hombres de cualquier raza o religión que puedan cumplir esta cualificación esencial y sean de buena reputación. Aunque tiene una base religiosa, la Francmasonería no es una religión en sí misma ni un sustituto de la religión. 

Espera que sus miembros sigan su propia fe. No tiene teología o dogma y al prohibir la discusión de la religión en sus reuniones impide el desarrollo de cualquier dogma. Tampoco hay un dios masónico separado. 

El uso de honoríficos, como el Gran Arquitecto, es simplemente para permitir que los hombres de diferentes religiones se reúnan, ofrezcan oraciones y se dirijan a su Dios sin que se produzcan diferencias de religión. Para el cristiano, el gran arquitecto es su Dios; para el judío, hindú, sij, musulmán, etc. él es el Dios de su religión particular. 

La masonería no es una sociedad secreta. Sus objetivos, principios, constituciones y reglas están disponibles para el público y sus miembros tienen la libertad perfecta para reconocer su membresía. Freemason's se enorgullece de la membresía y a menudo muestran orgullosamente su membresía con anillos, ropa y calcomanías de automóviles. Los únicos secretos en la Francmasonería son los modos tradicionales de reconocimiento.

A un francmasón se le enseña que sus principales deberes son con su Dios, con las leyes del país en el que vive y trabaja, y con su familia. Cualquier intento de usar su membresía para promocionar su propio negocio o los de cualquier otra persona, intereses profesionales o personales, y cualquier intento de proteger a un francmasón que haya actuado de forma deshonrosa o ilegal, es contrario a las condiciones en las que solicita la admisión. 

Al seguir los tres grandes principios de Amor fraternal, Alivio y verdad, un francmasón espera mostrar tolerancia y respeto por las opiniones de los demás; practicar la caridad dentro de la comunidad como un todo, tanto mediante donaciones caritativas como esfuerzos voluntarios; y esforzarse por alcanzar la verdad y altos estándares morales en su propia vida.

http://www.mountmoriah226.com/freemasonry.html

domingo, 11 de febrero de 2018

LA IMAGINACIÓN CREADORA

LA IMAGINACIÓN CREADORA
Gonzalo Micô 

Esta presente síntesis es un resumen del capítulo XI, del libro “El Retorno de Henoch” del Il:. P:. H:. Fermín Vale Amesti, titulado “La Imaginación Creadora”. 

Quisiera comenzar este resumen con una cita de Pitágoras:

“Hay una misteriosa conexión entre los dioses y los números”

Para la construcción de “La Gran Obra” o el “Templo Interior” el masón emplea la técnica del V:.I:.T:.R:.I:.O:.L:. y debe apelar a dos competencias ineludibles: La Imaginación y La Memoria. 

La Imaginación es la capacidad de representar mentalmente imágenes de objetos o acontecimientos no sensibles. Importante es hacer una distinción entre:

La Imaginación Reproductora, y; La Imaginación Creadora.

* La primera, también llamada: Memoria Imaginativa es la capacidad de representar el pasado de forma similar a una previa impresión; como si se consultaran imágenes del pasado. Esa Imaginación Reproductora funciona como una “reorganización de datos” basada en experiencias pasadas de modo que resulta una nueva vivencia imaginativa. Esta forma de Imaginación sin invención se denomina “Evocación”.

* La segunda: La Imaginación Creadora consiste en representar sucesos u objetos nunca vistos, es concebir relaciones jamás percibidas. La Imaginación Creadora es la revivificación de una imagen sensorial.


La imaginación duplica patrones ideales, es decir imágenes; los renueva y los repite indefinidamente. Desde el punto de vista etimológico la palabra “Imaginación” viene de Imago: representación, imitación, e Imitor: imitar y reproducir.

Imaginación equivale a riqueza interior, gracias a un flujo ininterrumpido de imágenes. El pensar por medio de imágenes descubre parte de una realidad inasequible por otros medios; pensar con imágenes precede al discurso. El alquimista Arnold de Villanova establece en su tratado Rosarium Philosophorum, la clara diferencia entre la Imaginación y Fantasía; se deben controlar las imágenes y no ser controlado por ellas.

El que solo accede a la información por medio de los sentidos tiene un muy limitado margen de percepción ya que su modo de llegar al conocimiento es únicamente racional, discursivo y analítico.

Entre el universo perceptible por los sentidos y el universo aprehensible por la pura percepción intelectual, existe el “Plano Sutil”: el mundo de las Ideas-Imágenes y de las “Figuras Arquetípicas” donde lo espiritual toma cuerpo. Este; el “Plano Sutil” es el órgano de la percepción, donde la imaginación activa percibe sin el auxilio de los sentidos: las figuras, presencias, “Visiones Teofánicas” y todas las “Historias Simbólicas” que cimientan los rituales iniciáticos.

Con los elementos del mundo sutil o intermedio es que opera la Alquimia. La Imaginación es la capacidad de ver con los ojos internos (no se trata de la imaginación cerebral o emotiva), se trata de pensar sin palabras es la capacidad de penetrar en el mundo sutil.

Al soñar se activa la facultad de imaginar pero de manera pasiva, sin poderla dirigir. Lejos de ser mera fantasía, la Imaginación es un órgano de percepciónde cosas reales. La mentalidad moderna no concibe posible, nada que no pueda ser medido, pesado o contado. Por lo mismo no es posible para ellos elevarse por encima de lo sensible y por eso les resulta imposible distinguir la diferencia entre “concebir” e “Imaginar”.


Para la mentalidad moderna algunas cosas no son más que tonterías; muchos “hombres de ciencia” actúan de forma absurda en casi su totalidad.

Habría que preguntarse si las “Energías psíquicas” descuidadas por nuestras costumbres no pueden ser puestas en acción por la actividad de la acción invisible de nuestros procesos naturales.

Muy lejos de ser invención arbitraria, la Imaginación es lo de que los alquimistas llamaron “Imaginatio Vera” que no es otra cosa que la “Quintaescencia” es decir un concentrado de fuerzas vivas, tanto corporales como psíquicas, es la razón por la que el atifex trabaja con su quintaescencia o cuerpo sutil.

Para el alquimista Paracelso Imaginación significaba: “Fuerza de acción del Astro” o lo que es igual a: “Cuerpo Celeste y Superceleste del hombre superior”. La Imaginación Activa pone en acción el proceso: La Imaginación Verdadera; no la fantasía. En la China se rechaza la emotividad personal para buscar la reacción de la Consciencia Espiritual. Synesius (Pensador Neo Platónico) explica que tener la comprensión de Dios por medio de la Imaginación, corresponde al más alto orden de Intuición.

La Imaginación activa es un hecho indiscutible; Imaginable significa principalmente una “posibilidad”. Fantasía por el contrario es una imaginación sin control y caprichosa.

El mundo de la Percepción Imaginativa es el Universo Espiritual. La Imaginación es el principio y la fuente del ser; donde Dios se revela al hombre como potencia creadora.

En las formas mentales la presencia divina es Principial, si la forma mental corresponde a un símbolo revelado, la presencia será virtual y si la acción coincide con el símbolo, la presencia divina será actual. El símbolo alcanza una existencia independiente de la esfera individual del contemplativo. El símbolo se despliega a todos los estados del ser.

Solo aquel que se encuentra en un conocimiento global puede comprender el aspecto emotivo y por lo tanto el conocimiento unitivo es decir, el conocimiento de la unidad esencial de lo increado y de lo creado; lo absoluto de lo condicionado. La sabiduría luminosa esparce su luz en la Presencia Imaginativa allí se encuentra el embrión de la inspiración de los profetas y los enviados.


El estado de vigilia es el sueño macrocósmico y lo que nos llega de esta manera es lo que se llama: “Mundo Imaginativo”, cada forma aparece bajo otra forma y esto es lo se llama Simbolismo.

La plenitud de la Obra de Regeneración Espiritual puede darse gracias a la Imaginación Creadora Activa. La energía espiritual creadora o Teofánicas al concentrarse en el corazón nos permite acceder a la Gnosis de los Divinos Misterios. El Corazón Gnóstico es el órgano por el que Dios se revela al hombre.

La función de la voluntad de creatividad espiritual nos permite acceder al conocimiento de las cosas, que el intelecto no es capaz de percibir. La Gnosis se diferencia de la Dialéctica en que a través de ella se pueden percibir formas y figuras Teofánicas y sus transformaciones, en vez de rechazarlas por medio de razonamientos específicos.

No es posible realizar la Obra (Opus) sin el concurso de a Imaginación y la Memoria. La Imaginación corresponde al principio del Mercurio y La Memoria al del Azufre. Gracias a ellos es posible desarrollar dos sentidos psíquicos superiores:

A través del Mercurio, la clarividencia y por el Azufre la clariaudiencia. El Mercurio simboliza la plomada, la perpendicular, la búsqueda de la verdad. El Azufre simboliza la Escuadra, la Gnosis, el Conocimiento.

La imaginación nos permite ver objetos y hechos que no pertenecen al presente y/o que aún no han sucedido. La Memoria es la posibilidad que tenemos de revivir objetos ausentes o hechos pasados y traerlos a nuestra imaginación.


Existen dos tipos de manifestación de la Memoria:

La Memoria Espontánea o Pasiva: la cual aparece sin el concurso de la voluntad, generalmente es llamada: reminiscencia.

(y) La Memoria Libre o Activa: la cual requiere el uso de la voluntad, sin esta ningún tipo de educación, ni de conocimiento es posible.

Si son recitadas ciertas palabras o frases ritualísticas, capaces de hacer vibrar el mundo arquetípico, con el cual están relacionadas, es posible la proyección de formas-pensamiento; esto viene a crear un “canal o puente” que une al acto ritual con su prototipo, permitiendo que estas, formas-pensamiento, se unan a las fuerzas cósmicas que circulan permanentemente en ese plano (Mundo Intermedio).

Estas “Cadenas Analógicas” ponen nuestra Alma en consonancia con el Alma Universal lo cual puede llevarnos a la Teofanía o Manifestación de la Plenitud del Ser también llamada “Consciencia Cósmica”. La Forma está relacionada con la Función Mental y el color con la Función Emocional. Los Símbolos son imágenes de la realidad que evocan.

Para la construcción de la obra es esencial tener la facultad de elaborar imágenes mentales o lo que es lo mismo Imaginar o Visualizar. Según Pitágoras: “Hay una misteriosa conexión entre los dioses y los números”. El Mundo Espiritual es el mundo del número y la naturaleza del mismo, es el ritmo y esta a su vez es vibración. En Qabbalah los Sephiroth se relacionan con números para simbolizar el Proceso Creador del Cosmos.

Así mismo el Mundo Astral es el Mundo del Color y el Mundo Mental es el Mundo del Sonido. Al pronunciar una palabra en su tono y color vibran los tres planos y este es una de las claves del Arte Creador Hermético; las cosas se logran por medio de la Imaginación (cuadros mentales) y los “Estados” por medio de las palabras (mantras). Nuestra consciencia vigílica tan solo es una parte de nuestra plena consciencia, razón por la que sin el Conocimiento Directo, Supra-Racional o Intuitivo, nuestro conocimiento es limitado y restringido.

Sin embargo la consciencia racional es el punto de desarrollo en el que nos encontramos y es fundamental para desenvolvernos en el mundo físico. Pero como iniciados nos corresponde alcanzar el equilibrio de los opuestos lo cual es básico para la Gran Obra.

Netzach es la sefirah del equilibrio entre la Fuerza y la Forma y precede a la concreción de las formas mentales de la sefirah Hod. Netzach es la esfera de donde brota la inspiración…

El Pegaso simboliza el vuelo de la Imaginación Creadora y nadie podría montarlo sin el freno mágico que Athena solo concede a muy pocos; Medusa, quien representa el plano intermedio, petrifica a quien se atreve a mirarlo sin tener las cualificaciones necesarias para cruzar el umbral. Athena diosa de la Sabiduría y de la Iniciación después de haber domado a Pegaso se lo cede a Perseo (quien representa el Iniciado) para que pueda alcanzar las manzanas de Oro de las Hespérides (que representan las grandes verdades espirituales). Asi vemos que los Adeptos griegos nos dejaron profundos mensajes velados en mitos y leyendas.


El Iniciado debe combatir los tres aspectos de la imaginación perversa: 

1.-Perversión social (de tendencia dominante).
2.-Perversión Sexual
3.- Vanidad o Perversión espiritual.

Ya que estos lo llevarán a una deformación psíquica.

La Imaginación Sublimada es la que puede llevar al hombre a niveles elevados; de la misma manera que el sentimentalismo, la imaginación deformada y las emociones incontroladas representan impedimentos para poder alcanzar buenos resultados de la imaginación creadora. 

El Iniciado no puede dejarse llevar por alucinaciones ni sueños, al contrario debe trabajar con perfecto dominio de sí mismo y plena lucidez ya que su búsqueda es acceder a un nivel superior de la realidad.

Las Escuelas de Misterios de todos los tiempos, como las Escuelas Egipcias de Iniciación, los Esoteristas Occidentales o las Escuelas Orientales, han desarrollado variadas técnicas para desarrollar el poder de la imaginación creativa con sus adecuadas variantes. Sin embargo todas coinciden en dos métodos conocidos por los Antiguos Maestros, los cuales emplean en proporciones variables:

1.-Formación de la Imagen y
2.-Conmemoración

Los Jesuitas han desarrollado una serie de ejercicios, que no son otra cosa que variantes de estos métodos, con ciertas connotaciones teológicas que nada tienen que ver con el aspecto iniciático; y han sido llamados: “Ejercicios de San Ignacio”. La Arrogancia Mental es producto de la concepción moderna; el hombre profano tiene consciencia de una pequeña parte de su alma, por lo que las prácticas iniciáticas podrían llevarlo a experiencias no espirituales, sino psíquicas.

El despertar de la inteligencia subyacente, es el primer escalón para alcanzar la Piedra Filosofal. El poeta Sufí persa Din Ar Rumi, nos explica que lo único importante es la Percepción Interior y nos invita a la acción creadora: “…disuelve el cuerpo en la Visión y aprende a Ver…”.

Los que no pueden visualizar formas, podían visualizar colores ya que la forma es bastante complicada para intuir. El color es parte del espectro magnético. El color y el sonido son aspectos de la vibración y del mismo modo que el blanco incluye todos los colores, el Logos contiene dentro de sí, todas las cosas; Él es la Divina Imaginación y en el seno virginal de la imaginación: el verbo se hizo carne.

Nota del Autor: Este trabajo está respetuosamente dedicada a la memoria del I:.P:.H:. Fermín Vale Amesti, con inmensa gratitud por sus invalorables y desinteresadas enseñanzas.

sábado, 10 de febrero de 2018

La Masonería en La Plata 3 de 3

La Masonería en La Plata 3 de 3
Milagros Barberis

“Pro Scientia et Patria”

La Universidad Nacional de La Plata mantuvo desde sus inicios una estrecha relación con la Masonería. Esta institución, además de haber sido fundada por miembros de logias, fue uno de los principales reductos de donde surgieron los masones platenses. 

La casa de altos estudios fue creada por ley en 1889, a través de una iniciativa impulsada por el entonces senador Rafael Hernández –hermano del poeta José Hernández– que fue iniciado desde muy joven en la Logia “Caridad” N°22 y actuó en la Logia “La Plata” N°80. Esa ley fue promulgada el 2 de enero de 1890 por otro masón, Máximo Paz, integrante de la Logia “Tolerancia” N°4.

El impulso dado a la universidad por la incipiente sociedad platense, no resultó suficiente para que la institución comenzara a funcionar. Por el contrario, la desfavorable coyuntura económica que presentaba la crisis de 1890 obligó a esperar siete años hasta que empezaran a dictarse las primeras clases.

En esa oportunidad se designó la primera Asamblea Universitaria que estaba integrada, entre otros, por Dardo Rocha, José Calderón, Jacob Larrain, Ricardo Marcó del Pont, Adolfo Lascano, Jorge Gorostiaga, Pedro Benoit y Julián Romero, todos masones. Por unanimidad, el cuerpo eligió a Rocha como presidente de la flamante universidad. 

Bajo el lema “Por la Ciencia y por la Patria”, el ex gobernador inauguró los cursos en la planta alta del edificio del Banco Hipotecario, situado en la avenida 7 entre 47 y 48, donde actualmente funciona el Rectorado. Entre los oradores que estuvieron se destacó el naturalista Florentino Ameghino, iniciado masón en la Logia “Luján”.

Siete años después, la falta de recursos le puso fin a la era Rocha al frente de la institución. En 1905 la Universidad pasó a depender del gobierno nacional y el entonces ministro de Justicia de la Nación, Joaquín V. González, asumió en 1906 como primer presidente de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Por ser hijo de masón, González fue iniciado siendo aún menor de edad en la Logia “Piedad y Unión” N°34 de Córdoba en 1881. Su diploma de masón lleva estampada la firma de Domingo Faustino Sarmiento como Gran Maestre de la Orden. A partir de ese momento, estudiantes, profesores y graduados de la UNLP se acercaron a las logias que funcionaban en la ciudad desde fines del siglo XIX. Este vínculo quedó evidenciado el 18 de noviembre de 1999, cuando la Casa de Cultura de la UNLP inauguró la Cátedra de Libre Pensamiento, con la coordinación del Gran Maestre de la Gran Logia de la Argentina, Jorge Vallejos. Este espacio –que desde el año pasado está bajo la responsabilidad de la Logia “Luz y Verdad”– promueve la realización de charlas sobre Masonería en las diferentes facultades.

Cuando la casa de altos estudios cumplió 100 años, la Masonería colocó una placa conmemorativa en el hall del Rectorado. Los masones y la universidad sellaron así un siglo de historia compartida.

El patrimonio de la fe

“Cualquier religión es inconciliable con la idea de la Masonería, porque toda religión se basa en dogmas y la Masonería no acepta dogmas”, remarca Javier Martínez, de la Logia platense “Luz y Verdad”. Esta afirmación –aclara– sólo rige para la Orden como institución, porque en el plano personal todos los masones deben profesar un credo religioso y, a partir de su creencia, cada uno reconocerá su dios en la figura del Gran Arquitecto del Universo, que es la deidad masónica.

La relación entre la Masonería y la Iglesia Católica registra diferencias históricas. Sin embargo, esto no impide que gran parte de los masones sean católicos y que también haya habido sacerdotes masones, como el cura Hidalgo, paladín de la independencia mexicana, y el padre Calvo, fundador de la Orden en Centroamérica.

Según el investigador Eduardo Sebastianelli, a pesar de la persecución sufrida por los masones en otros tiempos, existe una importante cantidad de miembros que profesan el catolicismo: “cuando se realiza el rito masónico, siempre hay una escuadra, un compás y (si el masón es católico) una Biblia abierta en el libro de San Juan, que es considerado el apóstol más esotérico”.

La excomunión de los masones dispuesta por la Iglesia Católica no es un mito. El Director de Estudios del Seminario Mayor “San José” de La Plata, Luis Ángel Tau, indica que desde el siglo XIX, cuando la Masonería se consolidó como sociedad secreta, hubo más de trece condenas que figuran en el primer Código de Derecho Canónigo (1917). “El nuevo código –si bien no hace alusión directa a la Orden– prohíbe la participación de católicos en sociedades secretas que persigan fines anticatólicos”, puntualiza.

El enfrentamiento con la Iglesia comenzó cuando los hombres de la Masonería –que habían luchado para independizar a los pueblos americanos de la Corona– empezaron a trabajar en pos del laicismo y el librepensamiento, promoviendo las leyes de Cementerios, Registro Civil y del Matrimonio, que limitaron el poder eclesiástico. 

Según Tau, también existen diferencias irreconciliables en el plano de la fe. “La Masonería es deísta, porque cree en el dios de los filósofos, que poco tiene que ver con Jesucristo”. Y asegura que “un masón de grado alto nunca es practicante, porque si se es librepensador no se pueden aceptar los postulados de la Iglesia: a Jesús se lo acepta y se es cristiano, o no se es“.

Del gremio a la Presidencia

Los orígenes de la Masonería –o Francmasonería– se remontan a los gremios de la construcción que se formaron en la Edad Media. El término “franc” quiere decir “libre”, y “masón” proviene del francés “maçon”, que significa “albañil” o “constructor”.

En la Alemania de 1440, los masones fueron obligados a vivir en comunidad para construir edificios públicos y, por tal motivo, conformaron asociaciones o logias. Cuando esos gremios evolucionaron y empezaron a edificar grandes catedrales, tomaron conciencia del poder que significaba su conocimiento.

En 1452 se formó un sólo cuerpo integrado por todos los maestros masones alemanes y se asignaron nombres y signos particulares para reconocerse. Además, se ordenaron prácticas secretas que debían acatar todos los afiliados. 

La asociación de masones libres estaba compuesta de maestros, compañeros y aprendices. Al entrar a la cofradía, los masones juraban no revelar jamás las formulas y signos de la asociación, así como tampoco los estatutos y oficios. 

Los artesanos reconocieron en Dios al Gran Arquitecto del Universo y tomaron los instrumentos de trabajo como símbolos y atributos: el nivel, la plomada y la escuadra se convirtieron en emblemas de orden, medida y equilibrio.

En 1614 ingresaron a las logias hombres provenientes del campo político, intelectual o espiritual, que fueron llamados “masones aceptados” para diferenciarlos de los verdaderos constructores.

La Masonería moderna surge en 1717 con la unión de cuatro logias londinenses que pasaron a formar la Gran Logia de Inglaterra. La Francmasonería inició el proceso que convertiría a las alicaídas logias operativas en poderosas e influyentes estructuras especulativas formadas por masones “antiguos” y “aceptados”. Ya en 1723, el Presbítero Anderson redacta la Constitución Masónica que plantea los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Esta sociedad filantrópica se extendió por Europa y sus ritos se fueron diversificando. Su carácter secreto convirtió a sus miembros en sospechosos. En varios países sufrieron persecuciones políticas y religiosas. 

La Masonería recaló en las costas del Río de la Plata a principios del siglo XVIII, cuando los regimientos que llegaron con las Invasiones Inglesas conformaron las primeras logias de Buenos Aires.

La Argentina tuvo, posteriormente, 14 presidentes masones: Bernardino Rivadavia, Vicente López y Planes, Justo José de Urquiza, Santiago Derqui, Bartolomé Mitre, Domingo Faustino Sarmiento, Miguel Juárez Celman, Carlos Pellegrini, Manuel Quintana, José Figueroa Alcorta, Roque Sáenz Peña, Victorino de la Plaza, Hipólito Irigoyen y Agustín P. Justo.

Postulados masones

“La Masonería no es una sociedad secreta, sino discreta”, se encargan de aclarar una y otra vez sus miembros. Y el argumento que esgrimen para demostrarlo se basa en que, desde 1879, poseen la personería jurídica otorgada por el gobierno argentino. En esa oportunidad, la Asamblea Masónica presentó la declaración de principios de la Orden que, aún hoy, resulta el documento más claro sobre sus fines. Algunos de sus postulados: 

La Masonería es una institución esencialmente filosófica, filantrópica y progresista. Son sus principios: la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad; y su lema: Ciencia, Justicia y Trabajo. 

Se propone la investigación de la Verdad, la perfección del individuo y el progreso de la humanidad. 
Considera que la moral es tanto un arte racional como un fenómeno evolutivo propio de la vida colectiva, que obedece a las leyes naturales. 

Reconoce al Gran Arquitecto del Universo como símbolo de las supremas aspiraciones o inquietudes de los hombres que anhelan captar la esencia, el principio y la causa de todas las cosas. 

Para el esclarecimiento de la Verdad no reconoce otro límite que el de la razón humana basada en la ciencia. 

Exige de sus adeptos la más amplia tolerancia y por ello respeta las opiniones políticas y las creencias de todos los hombres. 

Aspira, por la evolución y el esfuerzo organizado de la sociedad, al perfeccionamiento cada vez mayor de las instituciones sociales, transformándolas en las que satisfagan, dentro de un régimen de libertad, justos anhelos de mejoramiento. 

Procura por todos los medios lícitos a su alcance, dignificar al hombre capacitándolo, por un desarrollo superior de la conciencia, para el mejor y más amplio uso de los derechos y libertades. 

Reconoce en la fraternidad la condición primordial del género humano, es sustantivamente pacifista y considera a la guerra como un crimen horrendo. 

Estima que el trabajo es un deber esencial del hombre y como tal lo dignifica y lo honra, sin establecer distingos ni categorías, pero juzga que el descanso es un derecho y se esfuerza porque la vejez, la invalidez, la infancia y la maternidad gocen de los beneficios del amparo colectivo a que son acreedores. 

La Verdad Divina

“La investigación de la Verdad, es el objeto esencial de la Masonería, lo cual se verifica desde el momento de la iniciación hasta la consumación de este designio. El Aprendiz da principio a su investigación buscando la luz, la que simboliza en la PALABRA, que es al mismo tiempo el símbolo de la VERDAD. Prosigue su investigación como Compañero masón, buscando la luz. Y el Masón Maestro, con la creencia de que él la ha logrado, obtiene solamente su sustituto; pues la Verdadera Palabra, la Verdad Divina, no habita en el templo de nuestra vida terrenal, sino en el segundo templo de la vida eterna”.
(De la Enciclopedia de la Francmasonería de A. Gallatin Mackey)

viernes, 9 de febrero de 2018

La Masonería en La Plata 2 de 3

La Masonería en La Plata 2 de 3
Milagros Barberis
Los fundadores 

La actividad de la Masonería se remonta a los inicios de la fundación de la ciudad. O, dicho de otra manera, La Plata fue fundada por masones. Dardo Rocha fue iniciado masón en la Logia “Constancia” N°7 cuando tenía 20 años y estudiaba Derecho. Su padre, Juan José Rocha, también masón, publicó en 1858 el primer Calendario Masónico que se editó en la Argentina. Su principal colaborador, el arquitecto Pedro Benoit –responsable del trazado del plano de la ciudad- ingresó a la Orden en 1836 a través de la Logia “Consuelo de Infortunio” N°3. 

El investigador Sebastianelli relata que, tres días después de que salió el decreto para la fundación de La Plata en 1881, “Rocha nombró a la Comisión para el Estudio del Emplazamiento de la ciudad. Y los diez miembros designados eran masones”. A su vez, el Departamento de Ingenieros de la Provincia de Buenos Aires –encargado de diseñar la capital– estaba compuesto por 36 profesionales, de los cuales 29 eran masones, según un cotejo realizado por el investigador. 

Con este planteo no resulta llamativo que el plano de La Plata, y muchos de sus edificios, presenten rasgos o símbolos propios de la Masonería. Esta ciudad fue un caso emblemático del siglo XIX, cuando la Orden tenía un gran auge en la Argentina y en el mundo. 

Sebastianelli recuerda que el nombre de la ciudad fue propuesto por el poeta masón José Hernández, íntimo amigo de Rocha e iniciado en 1861 en la Logia “Asilo del Litoral” N°18. 

El 19 de Noviembre de 1882, alrededor de las 16, fue colocada la piedra fundamental. Se trató de una caja de piedra que contenía otra de plomo, dentro de la cual se colocó una redoma de cristal con diversos documentos, entre ellos, una copia del acta fundacional, la Constitución Argentina, monedas de la época y numerosas medallas de las Logias que participaron activamente en la construcción de la ciudad. 

3,1416 

Las huellas también aparecen en el plano fundacional. En primer lugar, las diagonales 80 y 79, alineadas con las diagonales 73 y 74, forman la escuadra. En Masonería esta herramienta simboliza la moralidad, la lealtad y la honestidad. La diagonal 77 y la diagonal 78 arman el compás (emblema de la virtud) que, cruzado con la escuadra, conforma el símbolo masónico. 

Sin embargo, Sebastianelli considera que estos rastros son “una coincidencia o una fantasía” porque, a su entender, lo más importante del plano de La Plata en el sentido masónico está dado, entre otros aspectos, por el número , que siempre está presente en la Arquitectura Sagrada. 

El investigador observa que el perímetro de la ciudad dividido por la extensión de cualquiera de sus diagonales principales (73 o 74) da como resultado 3,1416. 

La filiación masónica de los fundadores platenses, la actividad de las logias a lo largo de la historia y el diseño del plano fundacional, parecen reforzar la afirmación del comienzo: “El que busca a los masones, los encuentra”. 

Mitos de bronce 

Los investigadores e historiadores de Masonería llevan años tratando de sacudir del imaginario popular platense algunas fábulas que sobrevuelan a los masones que fundaron la ciudad. El posicionamiento de las estatuas de la Plaza Moreno está entre las leyendas que deberán desmitificar de por vida. La fantasía fue disparada en 1993 por el libro “La historia oculta de la ciudad de La Plata”, de Gualberto Reynal. El escritor analiza la ubicación de las estatuas de bronce que representan a las Cuatro Estaciones y la del Arquero Divino –situado en la esquina de 14 y 54– y les otorga significados “oscuros” de los cuales responsabiliza a los masones. 

Reynal refiere que la estatua que personifica al invierno y al fuego, ubicada a la altura de 51 entre 13 y 14, apunta con sus dedos índice y meñique hacia la Catedral, mientras que, desde el otro extremo de la plaza, la figura del arquero dirige su flecha (desaparecida desde hace años) hacia el rosetón central del templo. 

A partir de ese hecho concreto, se sostuvo que los fundadores de la ciudad, de procedencia masónica, habían colocado las estatuas en esa posición en un intento por neutralizar el poder ejercido por la Iglesia Católica en el siglo XIX. 

El investigador Eduardo Sebastianelli hace un nuevo intento por clarificar la situación. La estatua que representa al invierno “no está haciéndole los cuernos a la Catedral, sino que tiene la mano semiabierta porque está cuidando el ánfora donde tiene el fuego”, explica. 

Por si esa aclaración no lograra sosegar las imaginaciones más fantásticas, Sebastianelli recuerda que las cuatro efigies –realizadas en la fundición francesa de Val d’Osne– no tenían dicha ubicación cuando se construyó la Plaza Moreno, sino que estaban situadas en las cuatro esquinas del cuadrado. Y, a modo de ejemplo, destaca que aquella que personifica al invierno “miraba en dirección oeste y no hacia la Catedral”. 

La leyenda que se dispara desde la flecha del Arquero Divino tampoco parece llegar a buen puerto. Esa obra, perteneciente al escultor Troiano Troiani, “fue colocada en 1970”, con lo cual “no es un monumento de la fundación”, puntualiza. 

Los propios masones aseguran que estas versiones “no tienen fundamento de ningún tipo”. Javier Martínez, de la Logia “Luz y Verdad”, sostiene que “como todas las fábulas, ésta también quedó grabada en el imaginario colectivo”. Quizás, por ser de bronce, este mito se hace difícil de derribar.

jueves, 8 de febrero de 2018

La Masonería en La Plata 1 de 3

La Masonería en La Plata 1 de 3

DEVOTOS DE LA ESCUADRA Y EL COMPÁS

Están excomulgados por la Iglesia Católica desde el siglo XIX por promover el laicismo y la creencia en el "Gran Arquitecto del Universo". Pero muchos de ellos siguen comulgando en silencio. El carácter secreto de sus prácticas les deparó persecuciones a lo largo de la historia y todavía gran parte de sus miembros prefiere no revelar su condición por miedo a ser discriminado. 

Rodeados de mitos, desconocimiento y prejuicios, los masones siguen actuando en la ciudad que diseñó Dardo Rocha junto a otros miembros de la Orden. 

¿Qué buscan estos hombres dentro de las logias? ¿En qué creen los masones de siglo XXI? ¿Cuál es su rol en la sociedad? En esta nota, la masonería platense da la cara y responde a interrogantes tan antiguos como sus rituales.

Por Milagros Barberis

“El que busca a los masones, los encuentra”. No es una amenaza. Es la realidad. La Masonería tuvo su apogeo en La Plata desde la fundación hasta principios del siglo XX, período en que trabajaron diecisiete logias. El poder adquirido por los partidos políticos, el recambio generacional y las persecuciones padecidas por los masones, debilitaron a la Orden. Pero sus hombres nunca se fueron del todo. Actualmente funcionan cuatro logias en la ciudad, casi en silencio, porque muchos de sus hombres todavía prefieren no revelar su condición. ¿El motivo? Es tan antiguo como sus rituales: temen ser discriminados. 

Néstor Di Lorenzo, empresario de 56 años, es el “venerable maestro” de la Logia “Luz y Verdad” N°79 de La Plata. A primera vista, nada en su apariencia lo indica. La confirmación salta dos minutos después desde la solapa de su traje impecable: un prendedor con la escuadra y el compás, herramientas simbólicas de los masones. 

“Se llega a ser masón por la búsqueda de la Verdad. El desarrollo personal te lleva a investigar y, en un determinado momento, a averiguar qué es la Masonería”, explica Di Lorenzo y comienza a manejar términos tan absolutos como “verdad” y tan antiguos como “hermanos”, “fraternidad” y “patria”, que lentamente van descubriendo su condición.

Javier Martínez, secretario de la misma logia, ingresó a la Orden hace tres años a través de Internet. La red es uno de los medios más utilizados hoy por los masones porque les permite tomar contacto con la sociedad preservando su identidad. “Todo el mundo puede ser masón; sólo tiene que ser hombre libre y de buenas costumbres”, puntualiza este licenciado en Física de 30 años. 

Para los masones, un hombre de “buenas costumbres” implica “ser ética y moralmente un hombre probo y actuar con las reglas morales y éticas implantadas por la sociedad en que habita”. Y llaman “libre” a quien no tiene ningún proceso penal ni judicial, que no se halle impedido de su libertad y que sea “libre de pensamiento”.

La igualdad

En 1998 la Logia “Luz y Verdad” N°79 “levantó columnas” (término utilizado por los masones, o “constructores”, para referirse a la apertura de un “taller”). La iniciativa surgió de un grupo de platenses –integrantes de la Logia “Eureka” de Buenos Aires- que decidió recuperar el nombre de la organización más antigua de la ciudad, desaparecida a principios del siglo XX.

Este espacio está hoy integrado por 25 hombres que promedian los 30 años, aunque también cuentan con un “hermano” de 80. Por tradición -según se justifican- no aceptan mujeres. Entre sus filas se destacan los estudiantes y egresados universitarios. La mayoría son abogados, pero también hay contadores, médicos, empresarios, profesores universitarios y hasta un actor. “Hay masones de todos los colores políticos, de todas las religiones y de diferentes niveles sociales. Todos somos iguales”, asegura Di Lorenzo.

Este “taller” depende de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones y practica el rito Escocés Antiguo y Aceptado de Edimburgo, el culto vigente con más años de ejercicio en el mundo. Como sucede con los otros ritos, el Escocés contempla los tres grados básicos (aprendiz, compañero y maestro) y continúa con treinta grados superiores, donde el masón extiende su formación filosófica.

Di Lorenzo se presenta como maestro masón, y si bien cuenta que ingresó a la Orden hace seis años, prefiere no revelar su grado. De hecho, se muestra mucho más cómodo al hablar de la Masonería en general, que al hacerlo acerca de su logia en particular.

Las piedras 

Los miembros de esta logia celebran una vez por semana sus “tenidas” regulares o sesiones del taller. Como carecen de templo propio, costean el alquiler de un salón con una parte de la cuota mensual de 25 pesos que aportan sus integrantes. Si bien no lo confirmaron, actualmente estarían funcionando en el edificio de la Biblioteca Sarmiento, ubicado en 5 entre 43 y 44.

La actividad realizada por los masones dentro de la logia consiste en presentar trabajos de investigación referidos a temas históricos o actuales que exponen ante sus “hermanos” para ser compartidos y debatidos. “Los trabajos son personales, porque el crecimiento es personal, pero la intención es que todos se enriquezcan”, indica Di Lorenzo y, haciendo alusión a los emblemas de la Orden, grafica: “Cuando el aprendiz comienza, es una piedra bruta que, con el mazo y el cincel, se golpea y se pule hasta llevarla a la piedra cúbica”, símbolo masónico de la perfección.
De las puertas del templo hacia afuera, la logia no asume posturas públicas. “Son sus hombres los que, a través del conocimiento, llevan el aprendizaje a su medio profesional y familiar”, remarca Di Lorenzo. Sin embargo, “Luz y Verdad” coordina, desde hace unos años, el Instituto de Pensamiento Libre que una vez por mes realiza charlas abiertas sobre Masonería.

El investigador de Masonería Eduardo Sebastianelli destaca que los masones platenses respaldan la actividad social de sus “hermanos” cuando realizan determinadas obras y proyectos. “Muchas veces –explica- hay centros culturales o entidades que surgen por iniciativa de un masón y que, por detrás, tienen el apoyo de la logia”.

Los motivos por los cuales muchos “constructores” no revelan su condición es porque, en ocasiones, “lamentablemente, pueden perder su trabajo”, apunta Di Lorenzo. Tanto él como Martínez aseguran que el desconocimiento sobre la Masonería genera temor. Pero también afirman que “todavía hay algunos sectores que no toleran que haya grupos que pregonen la libertad y la igualdad”. Aunque aclaran que en La Plata no encuentran ningún tipo de oposición.

El silencio 

“Luz y Verdad” es una de las cuatro logias que funcionan hoy en la ciudad. Entre los masones se conocen, pero no se vinculan y prefieren no hacer consideraciones sobre sus “hermanos”. A veces no querer hablar, habla de diferencias.

Eduardo Sebastianelli asegura mantener contacto permanente con los masones platenses. Dice que estos espacios congregan a hombres de diferentes partidos políticos –aunque en su mayoría son radicales- e incluso algunos desempeñan funciones públicas.

En La Plata hay otros tres talleres en actividad: la logia “Pedro Benoit”, que se reúne en la zona céntrica y otras dos que funcionan en las cercanías del Distribuidor y en la localidad de Los Hornos. 

La logia que lleva el nombre del ladero de Dardo Rocha, surgió en 1984 y es considerada “la más secreta de la ciudad, porque sus miembros no quieren sentirse influenciados por el accionar de las otras logias”, comenta Sebastianelli y refiere: “Están haciendo algunas obras de beneficencia que no se atribuyen, porque no quieren que la sociedad se entere”.

Al igual que “Luz y Verdad”, este taller practica el rito Escocés Antiguo y Aceptado, y tiene la particularidad de que sus integrantes están divididos por profesiones, porque “como la Masonería es una ‘filosofía de vida’, se considera que entre miembros de la misma profesión pueden entenderse mejor y, de esta manera, aplicar los elementos de la Masonería a sus respectivas profesiones”. 

Los dos restantes están integradas por ex miembros de la Logia “La Plata” N°80, que funcionó desde la fundación de la ciudad hasta el año 1979. Estos talleres profesan el rito Memphis Misraim, originario de Egipto y muy extendido en Italia, que llegó a nuestro país con las oleadas inmigratorias. Se caracteriza por contar con 99 grados y admitir a la mujer. 

Sebastianelli destaca que estos dos talleres no son regulares porque “trabajan con una Carta Patente –que los habilita a funcionar– emanada desde Chile, cuando el Gran Oriente del rito Memphis Misraim está en Córdoba”. El investigador plantea que las logias deben ser autorizadas por la correspondiente Gran Logia de su país, entre otras cuestiones, porque ese Gran Oriente (del que dependen los talleres) tiene la potestad de inspeccionarlas y de controlar que funcionen adecuadamente. 

Las precursoras 

“Luz y Verdad” N°79 (creada diez días después de la fundación de la ciudad) y “La Plata” N°80 (impulsada por Pedro Benoit en 1887) fueron las dos primeras logias locales. Sus respectivos números representan el orden de surgimiento que tuvieron en el país.

Según el censo realizado en 1910, “en La Plata había diecisiete logias, por lo que se calcula que eran cerca de 600 masones”, explica María Carlota Sempé, antropóloga y titular de la Cátedra de Arte, Tecnología y Antropología de la Facultad de Ciencias Naturales de La Plata.

Sempé, que realizó diversos estudios sobre la Masonería en la ciudad, considera que la declinación de la actividad masónica “se debió al cambio de la sociedad y de las relaciones de poder”, porque los masones “eran fuertes cuando los partidos políticos no lo eran”. 

La antropóloga sostiene que a principios del siglo XX las logias permitían que sus miembros compartieran actividades con gente de estratos sociales diversos, en un momento en que las diferencias sociales estaban muy marcadas. “En muchos casos ingresar a la Masonería sirve para reunirse en grupo y tener una identidad compartida, reforzada por fines altruistas”.

Entre los talleres que funcionaban a comienzos del siglo pasado figuran los siguientes: “19 de Noviembre” (1906), en 46 entre 2 y 3, donde está hoy la Iglesia Adventista; “Democracia” N°146; “Renacimiento” N°152 (1899); “1° de Mayo” N°219 (1908); “Triunfo y Justicia” N°240; “Guillermo Oberdan” N°255 (1910); “Sol de Mayo” N°258 (1910); “Resurgimiento” N°330; “Streta Uguaglianza” (1889); “Bernardino Rivadavia” (1909); “Florentino Ameghino”; “Porvenir” (1895); “Federal de Maestros” (1893); “Hermanos Siempre Fieles” (1905) y “Hermanas del Plata” (1905). Una estas logias sesionaba en el actual Teatro Princesa, de diagonal 74 entre 3 y 4.

miércoles, 7 de febrero de 2018

“El Hombre y El Ego”

“El Hombre y El Ego”
José David Belmontes Beltrán.

Resultado de imagen para “El Hombre y El Ego”

Algún día que despierten por la mañana, muy temprano como de 3 a 4 aproximadamente, y todavía este oscuro al rededor suyo, el cuerpo aun disfrutando de la relajación de una buena noche, Permanezcan en una posición cómoda, agradable, y no pongan demasiada atención al físico, la cama o la compañera que esta al lado, olvídense de todo y presten atención en forma receptiva, sin formar juicio ni análisis alguno, todo sin forzar nada, suave, natural y agradable, y aun con los ojos cerrados, vuélvanse conscientes dentro de su propia mente, todo es oscuridad, disfruten de la nada, solo percíbanse la existencia de la facultad mental de ser… y sean conscientes del fluir de sus pensamientos, pero no se identifiquen con ninguno, sean conscientes de ellos como saliendo de la nada, y ustedes no formando parte de ellos, sino siendo solo observadores, no importa cuan importantes, banales, frívolos, o insulsos puedan ser, solo observen el proceso y sepárense de ellos como algo ajeno a ustedes, vean, escuche, sientan, en una palabra sean conscientes de ellos, no en su análisis, respuestas, conclusiones o soluciones, solo sean conscientes del proceso, como emergen uno tras otro del fondo inconsciente… y vuélvanse conscientes de la separación entre ellos y ustedes, pareciese con son lo mismo, pero no es así, esfuércense en no esforzarse y conservar la tranquilidad y ese estado de reposo físico, mental y emocional, y vuélvanse conscientes de que esos pensamientos no emergen de vuestros deseos o intenciones, sino del ego, que paradójicamente a pesar de ser nuestro, no es nuestro yo, y en este ejercicio pueden hacerse conscientes de ello.

El hombre al enfrentar las circunstancias en su lucha diaria por la vida, especializa, si me permiten llamarle así, una parte de su mente, en la cual forma no un solo ego, sino muchos egos, o muchos yo, los cuales hacen frente en todo momento y lugar, ha las adversidades propias de la vida, en la cual, el hombre asume diferentes roles o personalidades, palabra que quiere decir mascara, en una actitud defensiva heredada o creada, por la pulsión instintiva y generacional de la conservación de la vida, y cuando digo vida, no es que enfrentemos la muerte a cada instante, sino aseguramos la permanencia del vivir en cada segundo; El hombre repite actos que en algún momento nos dieron el resultado deseado, y esta repetición con algunas variantes, formaron hábitos, como una especie de reflejos conductuales, reflejos automáticos de acuerdo a una condición de vida, y estos hábitos formaron nuestra forma de vida.

El hombre no es su personalidad, ego, ni su físico, se dice que el hombre real es el pensador, pero el pensador esta confundido, y se cree ser el ego o los egos que le representan en la sociedad. El hombre debe convertirse en observador de si mismo y descubrirse en medio de esta selva de Maya, la engañadora, el Satán Hindú. Y verse en el espejo de su propia consciencia tal como es.

Los conceptos intelectuales de moral y buenas costumbres, inclusive su religiosidad y concepciones de Dios no son reales, porque solo se engaña a si mismo ha través de su propio ego al cobrar importancia el creerse en lo “correcto”. Su centro de gravedad del yo es flotante, y cambia constantemente según las condiciones o circunstancias del entorno, de modo que el hombre que se manifiesta en la sociedad, es un hombre virtual, un hombre que la sociedad ha creado y mueve a su antojo a través de las circunstancias y exigencias de esta misma sociedad y el momento histórico que se está viviendo. El verdadero yo se pierde en la confusión de los múltiples yo virtuales que se cree ser. El hombre antes de iniciar cualquier aventura mística o intentar cualesquier cambio en él mismo, primero debe descubrir sus egos o múltiples personalidades y conocerse su verdadero yo, fijando en este ultimo con más estabilidad y permanencia su centro de gravedad.

Conclusión:

En realidad el hombre es todo cuanto él tiene para caminar por el mundo. El hombre busca su propia comprobación ha través de la sociedad, porque es muy difícil calificarse a uno mismo, calificamos de correcto todo aquello que cumple con nuestros deseos y agrados aunque no sean correctos, como podría ser el caso de un borracho o un ladrón. Pero a la vez alguien podría cuestionar ¿Qué es lo correcto? El hombre podría ser perfectible, pero no es perfecto, y esto lo descalifica para calificarse a sí mismo, pero él es todo cuanto tiene para hacerlo… En el mundo solo están él y su consciencia.

Nuestra consciencia es el espejo donde podríamos vernos, pero es menester limpiar su superficie, porque podría revelarnos una figura deforme o grotesca por la suciedad o imperfecciones del espejo. Pero bien podríamos considerar la posibilidad de que esta imagen fuese la realidad de nosotros mismos, más sin embargo, el hombre solo se tiene a sí mismo y él es la medida de todo cuanto existe en su vida, y es ha él, al que le corresponde clarificar su consciencia y percepción de su realidad.

La evolución del hombre, no consiste en sus triunfos o adelantos materiales, tecnológicos, o intelectuales, estos podrían ayudar a encontrar el fin buscado, pero el objetivo de la evolución es la reintegración del verdadero hombre, la esencia, el maestro interior o intimo, el alma, si le desean llamar así, y desarrollar sus facultades en el proceso de la perfección y reintegración a sus orígenes, el Padre, con los denarios ganados en su viaje por el mundo y la vida.

El ego en todas las mitologías antiguas, lo representaban como monstruos de varias cabezas, como la medusa de los griegos que etimológicamente quiere decir “guardiana” o el cancerbero de tres cabezas que cuidaba la entrada al Hades el inframundo griego, y otros más, que personificaban la pluralidad del ego por sus cabezas, el héroe de todas estas historias alegóricas y mitológicas eran los iniciados que se enfrentaban ha estos monstruos y dragones que cuidaban las puertas del inframundo. El escenario mitológico era en realidad sus propios mundos internos, de los cuales había salido victorioso al vencer su naturaleza inferior. Como los hizo Jesús de Nazareth al bajar después de la Cruz a los infiernos resucitando victorioso al tercer día entre los muertos como el Cristo redentor. Este concepto de “muertos” Ouspensky en sus libros como <<Tertium Organum>>, <<Cuarto Camino>>, y <<Fragmentos de una enseñanza desconocida>> lo menciona como “Hombres Maquina” y los H.’. Gnósticos los definen con la frase “Dormidos” y J. M. Ragón en su libro <<La Masonería Oculta y la Iniciación Hermética>> como “Sonámbulos” refiriéndose todos ellos, ha hombres que no son conscientes de si mismos y mucho menos toman sus propias decisiones, sino que son reactivos a las circunstancias de la vida por medio de sus fuerzas instintivas asociadas ha sus múltiples egos.

El hombre busca en el mundo exterior y no encuentra, porque todo cobra realizaron dentro de él mismo, es ahí donde debe buscar los tesoros de su divinidad. Las iniciaciones, mitologías, Monstruos, Ángeles, Dioses y Demonios solo existen dentro del hombre, los libros sagrados como otros de profundidad filosófica, solo pueden hablar del hombre. Templos, Arcas, Ciudades, Incestos, Guerras, Victorias, Cosmogonías, y Deidades, solo hablan del nacimiento, evolución, muerte y renacimiento del Hombre…

El hombre debe apartar un momento de su vida diaria para él, no para leer periódicos, ver televisión, ir al cine, o asistir ha un partido deportivo, sino para adentrarse en su interior, cerrar puertas y ventanas al “Ruido” externo y buscar su Dios interior, su verdadero yo, y después de una catarsis confesional con sinceridad suma, de nuestros errores y defectos, buscar la perfección y realización del yo.

El Cristo ha de regresar al mundo en el hombre nuevo, aquel que ha superado su naturaleza inferior y a logrado vencer su individualidad para convertirse en la humanidad entera, porque Adán, no es otra cosa que la humanidad, y este ha de regresar al Jardín del Edén venciendo ha Baphopeth, Leviatán y al Kerubin que custodia la entrada al Jardín del Edén con su espada flamígera. El hombre es el principio y final de si mismo, porque él marca los limites de su consciencia, como de igual modo marca los horizontes hasta donde pretende llegar.

“Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos” Lc. 10:38.

Fraternalmente

martes, 6 de febrero de 2018

Proporciones perfectas Masoneria y Leonardo Davinci

Proporciones perfectas Masoneria y Leonardo Davinci
Jose Eliud Garcia Martinez

Leonardo buscó sin desmayo el conocimiento en todas sus manifestaciones: el arte, la ciencia, la técnica. Estaba convencido de que "el saber no ocupaba lugar" y confiaba ciegamente en la capacidad del hombre para explorar todos los horizontes. Después de medio siglo, su figura se convirtió en un referente para la cultura contemporánea. Su espíritu de curiosidad y su sed de conocimientos siguen maravillando a muchas personas que siguen los mismos intereses que él. Recién inaugurado el tercer milenio, la imagen de Leonardo,invita a una reflexión: 


¿En la era de la especialización de los conocimientos, de la informática y la tecnología más avanzada, tiene vigencia un erudito, un sabio total como él? Fue un adelantado a su tiempo. Quiso proyectar sin restricciones sus ideas y descubrimientos, pero su osada inteligencia sobrepasó los límites de comprensión de cualquier ser humano de entonces. Sus dotes de visionario eran asombrosas. Por ejemplo, en el campo de la aviación. Sus estudios sobre máquinas voladoras anticiparon el efecto de elevación y el de propulsión, la estabilidad y el equilibrio. Las alas que esbozó se aplicaron en los primeros aeroplanos. Y su tornillo aéreo se considera antepasado teórico del helicóptero. 

El hombre del Vitruvio de Leonardo es un dibujo a pluma y tinta, realizada en una hoja grande de papel (34 x 24 cm.), que se conserva en la Academia de Venecia fue en su origen una ilustración para un libro titulado De Divina proportione (La proporción divina) del fraile franciscano e innovador matemático Luca Pacioli (1445- 1517). 


Éste abre su coloquio sobre la "divina proporción" con un comentario sobre las proporciones del cuerpo humano, observando que en la humanidad "todo tipo de proporción y proporcionalidades puede ser encontrada y producida a instancias de Dios mediante los misterios íntimos de la naturaleza". Comentarios como éste dejan claro por qué Leonardo habría encontrado en Pacioli una mente en simpatía con la suya. Para ambos las proporciones armónicas del cuerpo humano no eran más que uno de los muchos misterios íntimos de la naturaleza que reflejaban la perfección de la naturaleza. En su estudio (Real Academia de Venecia), también conocido como el hombre de Vitruvi, Leonardo realiza una visión del hombre como centro del universo, al quedar inscripto en un círculo y en un cuadrado. El cuadrado es la base de lo clásico: el modulo del cuadrado se usa en toda la arquitectura clásica, el uso del ángulo de noventa grados son bases greco- latinas de la arquitectura. En el se realiza un estudio anatómico buscando la proporcionalidad de cuerpo humano, el canon clásico o ideal de belleza. Sigue los estudios del arquitecto Vituvrio (Marcus Vitruvius Pollio) arquitecto romano del siglo I AC, a quién Julio Cesar, encarga la construcción de máquinas de guerra. En época de Augusto, escribió los diez tomos de su obra "De Architectura", que trata de la construcción hidráulica, de cuadrantes solares, de mecánica y de sus aplicaciones en arquitectura civil y en ingeniería militar. El hombre de Vitruvio es un claro ejemplo del enfoque globalizador de Leonardo que se desarrolló muy rápidamente durante la segunda mitad de la década de 1480. Trataba de vincular, la arquitectura y el cuerpo humano, un aspecto de su interpretación de la naturaleza y del lugar de la humanidad en el "plan global de las cosas". 

Leonardo corrige los errores de las mediciones de Vitruvio, obteniendo las medidas empíricamente. Supera el canon antiguo y recrea una ilustración de las descripciones de Vitruvio que se considera hasta hoy la más perfecta. El dibujo representa a un hombre en dos posiciones distintas que corresponden a dos frases del texto. El que tiene las piernas abiertas juntas y los brazos extendidos horizontalmente ilustra la frase escrita bajo el dibujo: "Tanto apre I’omo nelle braccia quanto è la sua altezza", es decir, la anchura de los brazos extendidos de un hombre equivale a su altura. La otra figura, con las piernas separadas y los brazos levantados, expresa una regla vitruviana más especializada: “Si abres las piernas tanto como para disminuir tu peso en 1/14 y levantas los brazos extendidos hasta que las puntas de los dedos de en medio queden al nivel de lo alto de tu cabeza, encontrarás que el centro de tus miembros extendido es el ombligo y que el espacio comprendido entre las piernas es un triángulo equilátero”.

La Anatomía en el cuerpo humano el punto central es, por naturaleza, el ombligo. Pues si situamos a un hombre tumbado de espaldas, con las manos y los pies extendidos y un compás centrado en el ombligo, los dedos de sus manos y sus pies tocarán el perímetro de un círculo que tracemos desde ese punto. Y así como el cuerpo humano produce un contorno circular también se puede formar una figura cuadrada a partir de él. Ya que si medimos la distancia entre las plantas de los pies a los brazos y la coronilla y aplicamos luego esa medida a los brazos extendidos veremos que la anchura es igual que la altura, como sucede con las superficies planas que son totalmente cuadradas. Parte de la fuerza del dibujo reside en la interrelación de la geometría abstracta y la realidad física resultante de la observación. El cuerpo del hombre es esquemático pero sus contornos y músculos están perfectamente dibujados. Los pies parecen reposar sobre una línea inferior del cuadrado o presionar la curva del círculo. La doble figura produce la sensación de movimiento que podría ser el de un gimnasta o el de un hombre que subiera y bajara los brazos como alas de un pájaro. El cuerpo está dibujado con las líneas limpias y austeras de un diagrama, pero la cara aparece tratada de un modo muy diferente. Está más intensamente trabajada, más dramáticamente sombreada; nos mira con expresión airada. Los rasgos en este sentido responden a un ideal o prototipo. Y, sin embargo, el dibujo entero parece ser una representación realista de esas simetrías biogeométricas abstractas, de forma que el severo personaje inscrito en el círculo resulta ser, no una cifra, sino alguien, un hombre de ojos penetrantes profundamente sombrados y melena espesa y rizada peinada con raya al medio. Se puede decir que hay al menos algunos elementos de un autorretrato en el “Hombre del Vitruvio”, que está figura que representa la armonía natural simboliza también al hombre dotado de una extraordinaria capacidad para comprenderla, al artista-anatomista-arquitecto que fue Leonardo Da Vinci. 

El reconocimiento por parte del Maestro Leonardo del concepto de la divina proporción quedo reflejado en sus diversos trabajos anatómicos. Tuvo la idea de realizar una obra magna con reproducciones detalladas del cuerpo humano incluyendo estudios de anatomía comparada y fisiología. La profundidad y rigor de sus investigaciones le llevaron a señalar las primeras teorías sobre los espasmos musculares dé las válvulas cardíacas.

Algunos quisieron ver en estas inclinaciones una motivación morbosa, pero lo cierto es que Leonardo se mantuvo fiel a su destino: ser explorador del conocimiento. Un buen ejemplo es la serie de dibujos que creó en la etapa final de su vida bajo el título de "Visiones del fin del mundo", donde la fantasía y la razón alcanzaron un nivel incomparable. Leonardo se sintió atraído, por todas las ciencias naturales. Mediante sus precursoras investigaciones anatómicas trató de entender los secretos más recónditos del cuerpo y entrar en el mismo meollo de la creación, y en este proceso llegó a una nueva comprensión de la salud y la curación, comprensión que profetiza asombrosamente el enfoque holístico de muchos médicos actuales "la medicina es el restablecimiento de elementos discordantes […] infundido en el cuerpo humano", escribió, y creía que para mantener una buena salud la integración armoniosa de los elementos del cuerpo y el alma eran esenciales. 

Así, practicó disecciones en un hospital, trabajos anatómicos, observaciones del vuelo de los pájaros y estudios sobre la naturaleza y el movimiento del agua. Fantasía y razón: Éstos, precisamente, fueron los ingredientes que alimentaron el espíritu de una de las personalidades más fascinantes de la historia: Leonardo Da Vinci. Los estudios que hizo Leonardo Da Vinci, por su universalidad de sus certezas han servido para que profesionales contemporáneos de la medicina alternativa, entre ellos el doctor Dale Schusterman, uno de los más eficientes y pujantes terapeutas de la nueva generación, establece el fundamento de la filosofía que subyace a su trabajo con un lenguaje extraordinariamente parecido al de Leonardo: "el cuerpo humano y el modelo de energía que lo rodea es una réplica en miniatura de un orden más amplio y universal". Este médico expresa en sus estudio que las grandes tradiciones del conocimiento, incluyendo el misticismo judío como es la cábala está basado en la aceptación de que el humano ha sido creado a imagen de un ser cósmico. Por lo tanto, debería la humanidad ser capaz, al igual que Da Vinci, de ver el diseño cósmico de nuestra forma humana. Aparte de que nuestra forma refleje un modelo superior, nuestras cualidades humanas como seres son las mismas que las divinas, al igual que una gota de agua contiene las mismas propiedades que el océano. 

Por tanto las fuerzas que gobiernan el cosmos en el macro nivel gobiernan al individuo en el micro nivel. La vida es una, y todas sus formas están interrelacionadas en un todo enormemente complicado, aunque inseparable. La unidad subyacente se transforma en puente entre el microcosmos y el macrocosmos. El Maestro da Vinci trató de entender que la totalidad de la forma y la sustancia del hombre para profundizar en lo que es la vida, lo que es la salud. Recordemos que el paradigma de curación determina su calidad de vida. Si usted cultiva la conciencia de la unidad del cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu, descubrirá un sentido más profundo de la completitud de la proporción divina. 

La razón aurea, también llamada proporción divina, número de oro, o sección áurea, cuya clave es la letra griega φ (FI) que representa el número irracional 1,61803... 

El monje del siglo XV Lucca Pacioli lo relacionó con la Santa Trinidad: así como in divinic hay una misma sustancia en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, la misma proporción se encontrará siempre entre tres términos. Su expresión algebraica fue expresada así: 

φ + 1 = φ Invitamos al lector y al masón a gozar intelectualmente haciendo el cálculo. 

Se alega que la proporción aparece en la naturaleza: la altura del hombre dividida por la distancia entre el ombligo y el suelo, da aproximadamente 1,618... Con menor exactitud, se ha tratado de encontrar que la altura de uno de los tres triángulos de la Pirámide de Keops dividida entre el lado de la pirámide es igual a φ . Con menor éxito se ha tratado de encontrar la proporción en edificios griegos de la antigüedad. 

La proporción áurea aparece también en el desarrollo de los vegetales, las piñas y la formación de conchas marinas. 

Leonardo Pisano Fibonacci (1170-1250), el extraordinario matemático creó una secuencia numérica en la que cada número es la suma de los dos precedentes: 1, 1, 2, 3, 5, 8, 13, 21, 34, 55, 89, 144, 233, 377, 610, 987, 1592584... y la división del término mayor sobre el menor da como resultado, te... el número de oro! 

¿Será esta la clave de la naturaleza?