AMIGOS DEL BLOG

jueves, 8 de septiembre de 2016

La Base de un Buen Masón.

La Base de un Buen Masón.
Barredo Mandziuk

De entrada podemos afirmar que, tan solo por los Estudios puede el hombre común llegar a ser un excelso masón. El masón no es más que lo que la educación hace de él.

Resultado de imagen para un bue3n mason

Si existe algo realmente necesario en los días de hoy en la Masonería, y no hay que dudar que siempre haya sido elemental para el masón, son los Estudios.

Los masones después de todo, es estudiando que descubrimos quienes somos (“Nosce te ipsum”), entendemos mucho más del mundo que nos rodea, nos capacitamos para el trabajo masónico y también es la manera por la cual expresamos o aprendemos a expresar nuestras ideas.

Esforzarse en los Estudios, entonces, es algo muy importante, y no solo para los masones eruditos o de tendencias intelectuales sino para todos sin distingo alguno. Estudiar comprende, nuestro pensamiento, nuestro tiempo, nuestro cuerpo, nuestro trabajo y los QQ.·.HH.·. con los cuales convivimos y dividimos todo lo anterior.

No es solo interesante y se pudiera decir que en realidad es necesario preguntarse ¿Por qué hay tantos masones que tienen problemas con los Estudios? ¿Por qué tantos masones están ansiosos por terminar de memorizar (porque en realidad no analizan) las preguntas del ritual para el examen y después ni siquiera ojean esos mismos rituales y menos aún algún libro de filosofía, arte o ciencias? Las respuestas a estas preguntas nos muestran un camino con enseñanzas muy importantes. Si pensamos más al respecto y todos los masones descubrimos lo realmente valioso que es estudiar para un masón, estaremos más próximos al perfeccionamiento personal necesario para poder ser obreros útiles en la obra a la cual la Masonería nos ha llamado. De lo contrario seguiríamos siendo piedras sin ningún valor para la construcción que tenemos que levantar, seguiríamos siendo solo potencialmente valiosos pero nunca verdaderamente valiosos y menos aun útiles en verdad a la humanidad.

Si comenzamos a indagar la razón más importante por la cual el Estudio ha sido tan difícil para algunos masones descubrimos que se ha debido al hecho que en el mundo profano se ha mezclado en nuestra mente Estudio y obligación desagradable. No vemos el placer relacionado al acto de estudiar.

Desde muy temprano cuando éramos niños nos inculcaron que el Estudio es algo serio, que se necesita mucha concentración, esfuerzo, persistencia, y que nunca, pero nunca, Estudio es sinónimo de algo agradable, útil e interesante. La Masonería nos demuestra todo lo contrario, busca eliminar este prejuicio profano de la mente de los masones y manifestarles lo placentero y valioso de estudiar todo lo que nos rodea, lo que vemos y lo que no, lo grande y lo pequeño, lo exotérico y lo esotérico, ¿De que otra forma se puede buscar la verdad?, los masones podemos estar seguros que debido a la casualidad la verdad no llegará sola por si misma a tocar la puerta de nuestra casa mientras nosotros estemos holgazaneando frente al televisor o sumidos en el vicio de la flojera intelectual.

Algunas cosas nos pueden ayudar a los masones, en la práctica, a superarnos cada vez más en la virtud del Estudio. No existen fórmulas mágicas para esto. Son guías que pueden ayudar mucho. Pero es necesario tener la voluntad de usarlas y no desistir en aplicar cada una de ellas hasta que se transformen en hábito. Cuando un masón crea un hábito, lo debe hacer con naturalidad, sin ningún esfuerzo. Por eso, cuando el masón transforma el Estudio en hábito (un buen hábito), será muy natural en su día a día, y mucho más que eso, va a ser placentero.

Por lo mismo, no debe desistir. El masón estudia porque es necesario, pero también estudia porque es placentero, porque es la clave del crecimiento masónico, porque fue creado por el G.·.A.·.D.·.U.·. con el don especial de la inteligencia.

Existen tantas formas de aprender a estudiar para el masón como masones existen en el mundo, pero una muy útil a la mayoría se puede componer de los siguientes 7 pasos:

1) Cambie la visión del Estudio. No es posible para el masón ver el Estudio como si fuese un castigo, se debe ver más allá. El masón piensa positivo, considera las cosas buenas que trae un buen Estudio. Busca romper las visiones equivocadas a las que fue entrenado en el mundo profano, como aquellas que ya hemos dicho. El masón a diferencia del profano puede elegir.

2) Establezca horarios. No olvide la regla de 24 pulgadas. Ya que es necesario estudiar, establezca el horario en el que va a estudiar todos los días (aparte de la logia, la familia y el trabajo profano habitual).

Verifique también cuánto tiempo va a dedicar a estudiar. Si él termina con su esparcimiento, ocupa el espacio de su esposa o novia, el tiempo que dedica a sus QQ.·.HH.·. y a la familia, entonces comenzará a ser indeseable. Elija cuánto tiempo va a estudiar en forma equilibrada y esfuércese en cumplir su agenda.

Estudie la Biblia, los rituales, libros interesantes, documentales... La cultura nunca esta demás.

3) Mejore su memoria. Si guardaras durante más tiempo en tu mente todo lo que lees y aprendes, sería mucho más provechoso a la hora de usar bien las informaciones cuando fuera necesario. Estudiar también significa mejorar la memoria y desarrollarla con calidad. Existen innumerables técnicas de memorización. Busca una que se adapte a su estilo.

4) Enseñe. No por casualidad al tercer grado le dieron el título de Maestro. Aquello que uno hace queda registrado con mayor nitidez en la mente, que aquello que simplemente escuchas, escribes o dices por ahí.

La mejor manera de aprender es enseñar. Comience con algún Q.·.H.·. que necesite aprender algo que usted ya sabe. Enseña, explica, ejemplifica. Quedará admirado al ver cómo eso hará que su mente se expanda.

5) Cuide la salud. Como es el caso en otras actividades, en el Estudio también hay una íntima conexión entre la producción y el estado de tu cuerpo. Sin salud, sin buena disposición, a nadie le va bien en sus Estudios, ni en la Masonería. Cuídese, aliméntese bien, duerma regularmente, realice ejercicios. Un masón debe cuidar su salud, comer sano, ejercitarse y no perderla en vicios y trasnochos inútiles.

6) Practique. Si solamente estudia, estudia, estudia y nunca usa lo que aprendió, muy pronto esta rutina será muy agotadora y no será placentero. Recuerde que el Estudio no debe ser un fin en si mismo. Busque oportunidades para emplear su contenido. Ya sea en la logia, enseñando a otros, o en el mundo profano, aplicando lo que aprendió en la Masonería. Practique en la casa para desarrollar proyectos, practique con sus QQ.·.HH.·. para mejorar las relaciones fraternales.

7) Avance. El Estudio para generar placer siempre debe traer novedades. Aprender para el masón es algo que no tiene fin. No se estanque, apenas estudiando y revisando lo de siempre, los mismos rituales, los mismos libros en la casa o el mismo documental en la televisión. Descubra nuevos asuntos y sienta nuevamente el gusto de los descubrimientos. Eso es superación y el masón siempre busca la superación.

Luego de plantear estos pasos para mejorar en el Estudio quiero aclarar en otro orden de ideas que ante todo, hay que evitar una tentación. La común tentación de echar la culpa a las nuevas generaciones (como si los masones de hoy fueran diferentes a los de antes) o a una supuesta «fractura entre generaciones», que es más bien efecto que causa del problema.

Ningún masón puede negar que sea necesario el esfuerzo para estudiar y aprender, pero lo que debemos hacer es añadirle placer y satisfacción. Una de las maneras de encontrar el atractivo del Estudio en la Masonería es justamente considerarlas en su conjunto, comprender que se prolongan en la búsqueda de una cima de un ideal de masón y de humanidad.

La filosofía no se detiene a comienzos del siglo XX como en la mayoría de los libros nos hacen creer, la historia continúa después de la II Guerra Mundial, la física tiene que ver con los descubrimientos científicos recientes. Los conocimientos hunden sus raíces en la realidad y no cesan de desarrollarse, independientemente de la historia básica de escuela primaria. Advertir esto es ya un aprendizaje en el masón. Estas líneas que esta leyendo en este momento son también un aprendizaje. Considerarse como una especie de investigador de la verdad ayudará al masón. Pero, al igual que el científico, no puede esperar sentirse entusiasmado en todo momento. El astrofísico no se dirige todos los días al trabajo diciéndose: “Hoy voy a resolver el enigma del universo”. No. También él sufre la rutina, como todo el mundo. Pero lo esencial es no perder el sentido masónico de lo que se hace, cultivar las motivaciones primeras y saber que existe también un verdadero placer de aprender, una verdadera satisfacción estética. Por eso siga adelante, más alto en la Masonería. Todo lo que necesita es estudiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada