AMIGOS DEL BLOG

sábado, 10 de septiembre de 2016

- Influencia esotérica Egipcia -

- Influencia esotérica Egipcia -
Raymond François AUBOURG DEJEAN

La Masonería toma del antiguo Egipto esotérico muchos de sus misterios; uno de ellos relata que el Faraón, Rey del «doble país», representante sobre la tierra de Amon-Ra, Dios del sol, era el depositario de una fuerza misteriosa: el «Ka», potente fuerza vital de esencia divina a la cual los grandes sacerdotes al servicio del soberano «los servidores del lugar de la verdad» prestaban una atención particular para mantenerla viva. Esta fuerza de las profundidades del ser se revelaba cuando los adeptos elevaban los brazos, formando una escuadra sobre su cabeza. El «Ka», muy presente en el esoterismo de Egipto, estaba representado por la serpiente, cuya cabeza, sostenida en el octipus del Faraón, figuraba sobre el sombrero de ceremonia del soberano egipcio (*27).

Resultado de imagen para esoterismo egipcio

Entre los egipcios, los sacerdotes formaban una clase distinta dedicada al estudio de las ciencias secretas, de las artes y a la enseñanza de algún ramo especial de los conocimientos humanos. Esta ocupación fue seguida por todos los sacerdotes de los pueblos de oriente: los Persas, Caldeos, Sirios, Griegos, etc... Los ritos de iniciación egipcios de Deir y Medineh, de los cuales una parte está descrita en la sepultura de Amen-Nakht (tumba 218, dicho del adepto), tenía por objetivo despertar ese «Ka» que permitiría al hombre entrar en la vida eterna durante su paso por la tierra y liberarse de las trabas de la ilusión para entrar en el conocimiento de la «Doctrina Interior» (*34).

Para la comprensión del ritual, el adepto penetraba en el corazón del sol y aquí, después de su muerte simbólica, renacería, volviéndose «hijo de la luz»; desde ese momento, él estaba encargado de repartir bienestar entre los hermanos de su raza y en el mundo.

Hermes citaba esta fuerza misteriosa bajo el nombre de «fuerte fuerza de la fuerza» que se encontraba en cada hombre, pero que pocos pensaban en hacerla fructificar; la representaba gráficamente bajo la forma del «caduceo» donde dos serpientes envolvían un bastón; la tradición azurvedique la llamaba «Kundanili», fuerza dormida en los fundamentos del hombre. Seis siglos más tarde en China, el Tao la llamará «Chi» (*34).

Los misterios de Egipto fueron llevados a este país por los Caldeos (hindues). En esta época egipcia remota, se consideraban como divinos al sol (Osiris), la luna (Isis), a las estrellas y el poder de la naturaleza; estos astros fueron objetos de culto. El objeto de los “misterios” que se habían propuesto era universal en todos los pueblos del Oriente, haciendo en todos el papel de primeras deidades: un hombre y una mujer.

Fueron en Egipto: Osiris e Isis; en la India: Mahadera e Sita, en Fenicia: Thammuz (Adonis) e Astarte (Venus), en Frigia: Atys e Cebele, en Persia: Mithra e Asis; en Samotracia y Grecia: Zeus, (Sobazeus o Dionicius) e Rhea; divinidades que en todas las ocasiones eran emblemas del sol y de la luna (*42).

Los símbolos fueron el lenguaje universal de la teología del antiguo Egipto, fueron también el método más obvio de instrucción porque, a semejanza de la naturaleza, dirigían la enseñanza de la vida. Los misterios egipcios de la Esfinge tuvieron del mismo modo, origen en ese sistema de enseñanza que fue el simbolismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada