AMIGOS DEL BLOG

lunes, 16 de enero de 2017

EL SENDERO DEL CALVARIO

EL SENDERO DEL CALVARIO
Lazaro Hael


Todo ser humano tiene motivos o causas conscientes o inconscientes detrás de todo pensamiento, sentimiento o acto. Las personas que profesan alguna fe religiosa también tienen sus motivos, pero no todos poseen su mismo punto de vista acerca de la religión y Dios, y todos incluyendo aquellos que se dicen ateos merecen respeto.

La magnificencia del universo manifiesto nos hace sentir la existencia omnipotente de un ser superior sobre todo cuanto existe. Algunas personas ven las maravillas de la naturaleza y el cosmos y creen ver a Dios, pero todo cuanto el hombre percibe es una parte de un gran todo, y la parte ni la suma de las partes jamás será igual al todo.

Todos los Dioses y teogonías de los diferentes estadios históricos de la humanidad, solo han sido esfuerzos para comprender aquello que presiente pero que aún hoy en día continúa nebuloso o velado a su comprensión.

El hombre no es la medida del universo ni de los Dioses, pero si la medida de su propia realidad. Todo cuanto el hombre percibe y comprende, es una proyección de él mismo, el universo con sus dioses o fuerzas toman forma, nombre e intención de acuerdo a los sentidos, psique y cultura del observador pensante.

Todos los Dioses que el hombre ha tenido, no han sido deidades separadas y lejanas de él mismo. Si no ha sido el hombre mismo revestido con los ideales más elevados, perfectos y puros que le ha sido posible imaginar. 

El sendero del calvario es el camino que la mayoría de los semi-dioses hijos de Dios, han tenido que recorrer para elevarse y ser uno con el Dios Padre, o sea convertirse en el Dios de sus propios ideales. La vida de todo ser humano es su propio sendero del calvario, donde la última estación de su propio viacrucis, lejos de representar la muerte del hombre, es la iniciación a la vida eterna a través de sus ideales que continúan viviendo como ejemplo a quienes vienen detrás.


La ciencia oficial nos habla de tres reinos en la naturaleza, el mineral, vegetal y animal, Pero yo creo que existe un cuarto reino, que es el humano. Todos los reinos comparte algo con el resto, sin embargo, tienen algo más que las distingue de los demás, en los humanos es su psique, su capacidad de pensar y razonar entre otras cosas… Y la razón es otro sendero más que eleva al hombre hacia los confines de la divinidad.

Los senderos hacia Dios son muchos, y la ciencia como la razón y la lógica son uno de ellos. El problema de la humanidad es el concepto o idea que se tiene de Dios. Muchas religiones sostienen que Dios solo es uno, y obviamente debe ser el suyo, los demás son falsos y las personas que los siguen están equivocadas, por lo tanto hay que combatirlos y salvarlos de su desacierto… ¡GRAVE ERROR! Cada persona tiene su propio sendero evolutivo o del calvario, y nadie puede obligar por la violencia o amablemente a seguir el nuestro. Las similitudes se dan, pero ningún sendero es igual. 
Si Dios es uno, debe ser el mismo para todos sin importar la forma, nombre o doctrina que supuestamente se le adora, y digo supuestamente porque siendo Dios ¿Para qué necesita nuestra adoración si lo tiene todo?… Todos, aún los científicos y aquellos que se dicen ateos tienen su propio Dios, que quizás no es igual al de la predica de los templos e iglesias, y repito: la diferencia estriba en el concepto o idea personal que se tenga de la deidad… Sin embargo y a pesar de todo, nadie escapa a transitar su propio sendero del calvario o evolutivo.

“Lo esencial en la existencia del hombre es el hecho de que ha emergido del reino animal, de la adaptación instintiva, de que ha trascendido la naturaleza- Si bien jamás la abandona y siempre forma parte de ella- Y sin embargo, una vez que se ha arrancado de la naturaleza, ya no puede retornar a ella, una vez arrojado del paraíso- Un estado de unidad original con la naturaleza- Querubines con espadas flameantes le impiden el paso si tratara de regresar. El hombre solo puede ir hacia adelante desarrollando su razón, encontrando una nueva armonía humana en reemplazo de la prehumana que esta irremediablemente perdida” (1).

El sendero del calvario, es la vida misma como el sendero de perfección, realización y trascendencia desde lo mineral, vegetal, animal, humano y espiritual.
La crucifixión de Jesús de Nazareth, es la misma del hombre en la materia, y su muerte es un acto de gloria elevándose a la deidad máxima convirtiéndose en Cristo, como el hombre mismo se eleva hacia sus propios ideales de la divinidad y de sí mismo. 

“Yo dije: Vosotros sois dioses, Y todos vosotros hijos del Altísimo; Pero como hombres moriréis, Y como cualquiera de los príncipes caeréis. Levántate, oh Dios, juzga la tierra; Porque tú heredarás todas las naciones” (2).

“Conducidme desde lo ilusorio a lo Real. Conducidme de las tinieblas a la Luz. Conducidme de la muerte a la Inmortalidad” (3).

Las teogonías e historias de los dioses hablan del hombre, su idealidad y sendero evolutivo.
Fraternalmente.

Lázaharo Hael,’,

Nota:

Palabras, símbolos y alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.
El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.
No escribo para todos, sin embargo, Todos son invitados a leer.

Bibliografía:

(1).- El Arte de Amar.- Erich Fromm.
(2).- La Biblia.- Reina-Valera. Salmo 82:6-8. (3).- A Los Pies Del Maestro.- J. Krishnamurti.Mostrar menos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada