AMIGOS DEL BLOG

martes, 24 de enero de 2017

El diluvio - Salvación de Noé en el Arca

El diluvio - Salvación de Noé en el Arca
José María Villa.

Cuenta la Biblia, que los descendientes de Adán con­sideraron a Dios como señor del universo observando una con­ducta virtuosa; pero con el tiempo se corrompieron, abandonaron las prácticas de sus antepasados. El mismo celo que antes demostraban para ser virtuosos lo demostraban ahora doblemente para ser perversos, y se acarrearon la enemistad de Dios. Muchos ángeles de Dios convivieron con mujeres y engendraron hijos injuriosos que despreciaban el bien, confiados en sus propias fuerzas; porque según la tradición estos hombres cometían actos similares a los de aquellos que los griegos llaman gigantes (no tenian capacidad espiritual y por tanto no tenian resurrección). Noé trató de convencerlos sin éxito que mejoraran. Temiendo que lo mataran a él y su familia, se alejó de aque­lla tierra.


Yahvé establece un "pacto" con Noé (Gen. 6, 18), el cual consiste en salvar al patriarca y hacerlo segundo padre del linaje humano luego de limpiar el planeta de la apostasía de las generaciones antediluvianas, y reemplazarlas por humanos libres de maldad. Para eso convirtió la tierra firme en un mar y de ese modo los destruyó. Sólo Noé y su familia se salvaron entrando en el arca, y no sólo la cargó de provisiones para sus necesidades, sino que también hizo entrar a ciertos tipos de animales, cada macho con su hembra, y en distinta cantidad: priorizó los puros (heb.: kosher, ritualmente "apropiados") de los que debía tomar siete y mientras que de los impuros sólo una sola pareja (ej: Los rumiantes que no tienen la pezuña partida en dos o el cerdo que no es rumiante y tiene la pezuña partida en dos).

Siempre me pregunté porque esta historia es una de las más conocidas. Supongo que es porque aun en la peor catástrofe, como lo fue el diluvio, siempre existe la esperanza de la salvación que nunca debe morir en el hombre. La posibilidad de poder recomenzar luego de haber perdido todo. La necesidad de cerrar un ciclo, para comenzar una nueva vida. Al centrarnos en ese núcleo de la historia de Noé, no apreciamos un montón de detalles interesantes citados en la Biblia.

1. El nuevo comienzo de la humanidad

Llama la atención que según la biblia antes del diluvio, convivían con los hombres, otros tipos de seres antidiluvianos como ángeles y gigantes. En otros textos judeo-cristianos apócrifos, tales como el Libro de Enoc, se muestra que la historia del diluvio no sólo fue un castigo hacia los hombres que obraron mal, sino principalmente en contra de un grupo de ángeles llamados vigilantes”, y los hijos gigantes de éstos llamados Nefilim. De esta forma se unirían las historias de estos seres nombrados en el Génesis 6 con el diluvio que comienza en el Génesis 7. De todos modos, la raza de los gigantes no desapareció totalmente con el Diluvio, pues el pueblo hebreo debió enfrentarlos en tiempos de Moises y posteriormente el mismo David debio derrotar a un descendiente denominado Goliat.

Dado que sobrevivieron Noé y sus 3 hijos (Sem, Cam y Jafet), después del diluvio salieron de la Mesopotamia a dispersarse por el mundo, siendo los troncos de tres razas distintas, (Semita, Negros y Arios) en las cuales las cualidades particulares del cuerpo, las dotes del espíritu y las tradiciones, los sentimientos morales y el lenguaje, atestiguan la unidad de origen y la triplicidad de división.

Es de suma importancia aceptar esta unidad de origen, porque de ella se deriva que todos los hombres son iguales por naturaleza, aunque diversos por las facultades la educación y el adelanto social; de aquí que se deba considerar a la guerra como fratricidio.

Una de las particularidades de los hombres antes del diluvio era su larga vida. Adán vivió 930 años, Matusalen el más longevo 969 años y el mismo Noé vivió 950 años. Pero entonces Dios estableció para los hombres nacidos después del Diluvio, el límite de la vida en 120 años. Algunas investigaciones sostienen que las edades extraordinarias de los patriarcas bíblicos son resultado de errores en la traducción: los ciclos lunares se confundieron con los solares, y las edades reales son 13,5 veces menores. Entonces, en resumidas cuentas, Matusalén llegó a tener una edad de: 969/13,5. Esto implica una edad de 72 años.


2. El origen de la Oración y la Fe

Según la tradición judía los tres hijos de Noé trataron de resucitarlo y obtener sus conocimientos levantando el cadáver , sosteniéndolo, poniendo un pie contra su pie, una rodilla contra su rodilla, el pecho contra su pecho, una mejilla contra su mejilla, y una mano en su espalda, pero no lograron resucitarlo. Entonces sucedió algo que cambió la historia y se pusieron a orar y rogar con fe, a un padre celestial porque su padre terrenal ya no podía hacerlo, y a partir de ese momento sus obras fueron buenas.

De allí surgió la oración y la fe. Los 3 hermanos acordaron también el uso de una palabra secreta para transmitir los misterios iniciáticos y conocimientos. Este método fue utilizado en otras oportunidades a lo largo de la historia. Pero veamos como cambió la introducción de la Oración:

A partir de aquí cuando un creyente se ve presionado por una emergencia personal, se espera definitivamente que rece a Dios. Tal plegaria demuestra la confianza de que sólo El es quien da el sustento y que sólo El sana. Aquel que no reza a Dios en época de necesidad demuestra que no cree en El sino en otras fuerzas.

Aquí la pregunta surge: ¿Si se reza sólo en pensamientos merecerá recompensa o debe rezar verbalmente? Concluimos que no será recompensado por una plegaria mental porque ésta no es realizada en la manera apropiada. Puesto que la plegaria establece un lazo entre el ser físico y un Dios personal, uno debe usar lo físico para crear este lazo, es decir, una plegaria verbal (moviendo los labios). La plegaria no debe consistir en meras súplicas sino que deberá también incluir alabanzas a Dios.

3. Los iniciados - “salvados por las aguas”

En nuestro planeta no hay agua para inundarlo hasta la cima de la montaña más alta, ni restos de una catástrofe así. El Diluvio Universal se refiere a un hecho geológico acaecido hace miles de años y del cual conservan tradiciones casi todos los pueblos del planeta, recogidas por escritores de to­dos los tiempos. Se sabe que 7.600 años atrás (en torno al 5.600 antes de Cristo), el nivel del Mediterráneo era 15 metros más bajo que el actual. Un grupo de investigadores estadounidenses afirman el Mar Mediterráneo de repente sufre la descarga de la depresión del Mar Negro, creando una especie de cataclismo que podría haber inspirado la descripción de la Epopeya de Gilgamesh. Sobre el relato de este hecho se han injertado mitos y símbolos con la habitual maestría de todos los textos mosaicos. El agua en nuestro planeta proviene de los meteoritos, que están compuestos de hielo, y que al chocar con la atmosfera terrestre han producido el aumento de nivel del mar. También hay un océano intraterrestre.

Muchos creen que la palabra diluvio está relacionada con una gran lluvia, pero en realidad “el agua no solo viene de arriba, sino también de abajo "... Dice la biblia que en ese día prorrumpieron todas las fuentes del gran abismo3, y se abrieron las cataratas del cielo... por cuarenta días y cuarenta noches" (Gen. 7, 11-12). Ergo es más preciso hablar de una gran inundación, en la cual el origen de las aguas es más impreciso, y no está limitado a las nubes del cielo. Por lo que es probable que fruto de un gran meteorito de hielo haya crecido el nivel de las aguas rápidamente, o por alguna razón el agua intraterrestre haya salido a la superficie.

El relato bíblico es una adaptación basada en la re­lación caldeo-acadia del Xisuthros o Utanopishtum (el Noé babi­lónico). Constituye, como puede verse, una tradición universal en la que se presenta la aparición del hombre de nuestra raza. Teniendo en cuenta que en "simbología arcaica" las "aguas" fueron siempre el símbolo de la "materia", la sumersión de la Atlántida bajo las aguas del Océano, no se refiere solamente a un posible hecho geológico, sino también a la "caída en la materia" (o en el "materialismo") que, al decir de los textos sagrados fue causa de su perdición.

Noé, el patriarca prediluviano, guardián de la tradi­ción iniciática, construye un arca que, como todas las arcas, barcas y demás arcanos mitológicos, simboliza los misterios de la iniciación religiosa del ciclo ario. Así el navío Argos de los Argo­nautas helénicos; el arca en que fue arrojado al Nilo el cadáver de Osiris, que apareció en Biblos; el arca de la Alianza semita; la bar­ca del Perrum chino; la barca egipcia de Ra; la barca americana de Mami; la indostánica de Vaivasvata Manú (el Noé ario); y la misma barca que según la tradición cristiana trajo a España el ca­dáver del apóstol Santiago. La mitología griega nos dice que Zeus desencadena un diluvio para destruir a la humanidad, pero Prometeo se las arregla para que su hijo Deucalión construya un gran barco para salvarse. En Roma, Júpiter en ira contra la humanidad decide destruir, con la ayuda de Neptuno la tierra, desatando tormentas y terremotos tan poderosos que toda la tierra queda sumergida, con la excepción del monte Parnaso donde se refugian Deucalión y su esposa Pirra.

Y todos los "salvados de las aguas", como Noé, Perrún, Xixus­tros, Deucalión, etc., yaun otros como Moisés, D. Pelayo, Sarru­kin, Rómulo y Remo, etc., fueron jefes, profetas o iniciadas que se salvaron de caer en el materialismo (es decir "sumergirse en las aguas") gracias a los principios de su religión. El nombre del monte Ararat donde se posó el Arca quiere de­cir "altar del discípulo" o sea el `'iniciado".

Al propio Moisés, conduciendo a su pueblo desde el Egipto, se le apartaran las aguas del Mar Rojo, para que, pisando "tierra firme", llegara a la "tierra de promisión". No puede estar más cla­ro el símbolo por el cual se nos pinta al jefe israelita, apartando a los suyos del materialismo por virtud de la nueva fe. Las aguas "se separaron" para ellos, pero en cambio anegaron a sus perseguidores politeístas e idólatras. Lo que nos recuerda la otra frase del "Géne­sis": "sepárense las aguas de las aguas" (Cap. I, vers. 6) aludien­do a los distintos grados de condensación de la materia.

4. La simbología del “Arca”

Cuando Dios ordenó a Noé la construcción del arca le dio unas proporciones un tanto extrañas para ser una nave *. Según estas medidas el arca no es una barca. Tiene la forma de una caja compacta que, una vez calafateada, hace imposible que el agua del diluvio penetre en su interior. Es demasiado pequeña para contener siete parejas de cada especie animal.

La Biblia en Génesis 6:14, aunque no da detalles, si dice que esta embarcación era una "teba" (heb.: canasto, cesto, caja, arcón). Eso, junto a las medidas dadas en el relato, deja como resultado que la embarcación era solo una gran "arca" o caja rectangular de fondo plano sin proa ni popa, sin quilla, remos, timón, anclas o velas, diseñada solo para flotar al garete y no para navegar.


Cuando la Biblia habla del ARCA, no habla simbólicamente de una nave: ¿a qué se refiere?

En la época de Moisés, se creó otra Arca de madera (el arca de la Alianza) que será el símbolo de salvación de los últimos descendientes de Noé vagando por el desierto y que está albergada dentro de una “tienda” de madera y tela con dos grandes pilares a la entrada.

Posteriormente Salomón erige su mansión del Señor con paredes de piedra y pilares pero con cámaras y paneles de cedro y un santuario dorado de la misma madera del Arca de la Alianza.

Es verdaderamente una coincidencia que todas esas etapas, donde están conectados con Noé, Moisés y Salomón, incluyan una estrecha conexión entre los obreros de la piedra y la madera.

5. La maldición sobre los Negros

Algunos creen que la invención del vino por Noé es el tema de una fábula moral hebrea, en la que se justifica incidentalmente la esclavitud de los cananeos (Negros) por sus conquistadores semitas.

Después del Diluvio, el Génesis dice que Noé comenzó a labrar la tierra y nos lo muestra plantando una viña, de cuyo vino se embriaga, Cam ve "la desnudez" de su padre y se ríe de Él (algunos sabios del Talmud piensan que no solo se rió de él, también abusó de él), el cual al saberlo pronuncia una maldición en contra del hijo de éste, Canaán, del cual profetiza que llegará a ser esclavo de Sem y Jafet, maldición que, según algunos traductores, se cumple cuando Israel (de origen semítico) somete a los Cananeos (Negros). Posteriormente, el propio Israel, incluyendo a los descendientes de los cananeos supervivientes, llega a ser siervo de pueblos que nacieron de Jafet, cumpliendo así la profecía de Noé. Por generaciones intérpretes racistas han sostenido que esta maldición sobre los cananeos implicaba una maldición sobre los africanos de piel oscura.

Noé dijo: Por consiguiente, tendrá que ser Canaán, tu primogénito, a quien esclavizarán. Y como me has incapacitado para hacer cosas feas en la oscuridad de la noche, los hijos de Canaán nacerán feos y negros. Además, porque volviste la cabeza para ver mi desnudez, el cabello de tus nietos estará ensortijado y sus ojos enrojecidos; y porque tus labios se burlaron de mi desgracia, los de ellos se hincharán; y porque tú descuidaste mi desnudez, ellos andarán desnudos y sus miembros viriles se alargarán vergonzosamente". A los hombres de esta raza se los llama negros; su antepasado Canaán les ordenó que amaran el robo y la fornicación, que se unieran en el odio a sus amos y que nunca dijeran la verdad.

6. El Arco Iris como señal del pacto con Dios

Se cree que los cinco libros del Pentateuco Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio— fueron editados conjuntamente en el siglo V antes de Cristo de cuatro fuentes independientes. La narración del Arca se cree que fue hecha a partir de la fuente sacerdotal y de la Yavista (trata a dios como una figura humana). La Yavista es la más antigua de las dos y es mucho más simple que la historia sacerdotal: el Dios único envía su diluvio (por 40 días), Noé y su familia y los animales se salvan (siete de cada animal limpio), Noé erige un altar y hace sacrificios. No menciona un pacto.

El texto sacerdotal es posterior, contiene más detalles y suministra el centro teológico vital de la historia, el pacto entre Dios y Noé en Gen 9:1–17, que introduce el método peculiarmente judío del ritual del sacrificio, y la razón para la promesa del dios de no destruir al mundo otra vez. Es la fuente sacerdotal la que nos da el Arco Íris (que une el cielo con la tierra) como señal del pacto.


7. Los Misterios iniciáticos

No hay barco en el que quepan dos miembros de cada especie. Conociéndose más de 500.000 especies, ca­be calcular la dificultad de recogerlas todas. Es probable que cuando se habla de parejas se trate a modo de "semillas" que llevaba Noé para repoblar el mundo nuevo. Eran las simbólicas semillas de los misterios iniciáticos y de los conocimientos que había en esa época.

La Biblia dice en verdad en el capítulo IV del Génesis que Lameth tuvo de otra mujer llamada Zillah un hijo (Tubalcaín), fundador de todas las Artes de los metales y una hija (Naamah), creadora del Arte del tejido. Estos hermanos sabían que Dios se vengaría del pecado, o con el fuego o con el agua, y pusieron el mayor cuidado para salvar las ciencias conocidas.

Por ello idearon grabar todo el saber de la Humanidad en dos columnas (una de mármol, a fin de que resistiera el fuego; y la otra de ladrillo, a fin de que resistiera al agua), de manera que si Dios se vengaba con el fuego el mármol no fuera quemado, y si Dios se vengaba con el agua la otra piedra no se hundiera.

Muchos años después del Diluvio, estas dos columnas fueron halladas. Pitágoras encontró una, y Hermes, el filósofo, encontró la otra, y enseñaron las ciencias que en ellas hallaron escritas, dando lugar a las escuelas de misterios.

8. El camino señalado por Noé

Noé en hebreo significa salvación; el arca de Noé es “El Arca de la Salvación” o el camino de la Salvación, que no es más que el renacimiento del hombre.

Si bien para algunos entendidos fue el único que no cuestionó la decisión de Dios como si lo hicieron Abraham o Isaac. Es importante destacar que establece un "pacto" con Dios (Gen. 6, 18), y cuando se cumple lo acordado, festeja ritualmente sacrificando un animal puro en un altar, en agradecimiento a su Dios.

Cabe recordar que no era el único que sabía que habría un cataclismo y que algunos se dedicaron a preservar el conocimiento de la humanidad para las futuras generaciones, pero que él se dedicó a tratar crear un “hombre nuevo”, con una nueva moral y empezar de nuevo.

Para ello divulga un código de moral para toda la humanidad, para facilitar la convivencia humana. Es una guía de conducta. Los “Siete preceptos de las naciones” o “Siete leyes de los hijos de Noé” son de acuerdo con la tradición del judaísmo el número de mandamientos básicos y de origen divino entregados al primer hombre (Adán) y ratificados a Noé y a Moisés en el Monte Sinaí, a los cuales deben obedecer los hijos de Noé (toda la humanidad). Son citados en el Talmud como: un mandamiento positivo con respecto a establecer cortes de justicia y seis prohibiciones en contra de idolatría, blasfemia, asesinato, conducta sexual impropia, robo, y comer carne de un animal vivo. De acuerdo a la tradición judía, "los Diez Mandamientos" se aplica únicamente a los judíos. Al resto de la humanidad corresponde observar las "Siete Leyes de Noé".

Noé debe, simbólicamente, llevar consigo en el Arca a todos los animales del mundo, ya que ellos representan las energías instintivas que están dentro de nosotros y las que debemos conservar y a la vez proteger. Pero en esta etapa debemos aprender a dominar nuestras emociones por encima de nuestros instintos representados por los animales.

Este es uno de los grandes principios de la vida adaptarnos al cambio, superarlo y aprender a dominarlo.

El arca cuenta con tres niveles; los dos más bajos están a oscuras, solo el tercer nivel cuenta con un orificio por el cual entrará la luz; esta ventana será la que Noé podrá abrir por voluntad propia solo cuando el caos en la tierra se detenga. Los tres Grados Masónicos se ponen de manifiesto en los tres pisos del Arca de Noé, cada uno con el grado de aprendizaje que el Iniciado va adquiriendo a lo largo de su vida de Masón.

En el relato bíblico Noé abre la ventana y envía tres aves; primero al cuervo el cual regresa, el negro de esta ave representa el encuentro con la oscuridad y lo profundo o el encuentro con uno mismo; Noé vuelve a abrir la ventana y envía a una paloma blanca, la cual regresa con una rama de olivo, nos dice esto que afuera el orden está gobernando en el caos. Noé dejo la ventana abierta y ahora envía a otra paloma la cual ya no regresa. Las tres veces que Noé envía las aves generarán en él primero oscuridad, introspección y descenso al centro de la tierra, luego el renacimiento y finalmente la conexión real con el conocimiento puro.

Sin embargo la historia no termina aquí, Noé vuelve a la tierra en el monte Ararat y luego siembra un viñedo, crea vino, se embriaga y descubre su desnudez según las escrituras. A pesar de haber salido del mundo de corrupción en realidad descubrir su propia desnudez implica descubrir que seguimos teniendo dentro los vicios aprendidos en la Tierra, Noé es consciente de ello, ha logrado renacer pero trae consigo aquella carga negativa que arrastra desde Adán hasta nuestros días lo que algunos le llaman el pecado original; ese borrón y cuenta nueva tiene consecuencias que sus descendientes volverán a sacar a flote y tendrán que resolver.

Es así como la historia de Noé llega hasta nuestros días, como vemos no es solo un relato bíblico, viajando en el pasado tenemos que trabajar el presente conscientemente para mejorar en el futuro, aprendamos las enseñanzas de vida que nuestros antepasados han legado para el entendimiento humano de todas las épocas.


[i] MANUSCRITO GRAHAM
- ¿Qué palabra pronunciáis sobre los cimientos cuando eleváis un edificio, allí donde teméis que un espíritu infernal de destrucción, frecuentando esos lugares, pueda derribar el trabajo de vuestras manos? . R: Oh, ven, déjanos y tendrás.
- ¿A quién os dirigís? . R: Rezo a la santa Trinidad.
- ¿De qué manera pronunciáis estas palabras? . R: De rodillas, con la cabeza descubierta, mirando hacia el este.
- ¿Qué queréis decir con estas palabras?. R: Queremos decir que despreciamos la justicia propia y que en ello diferimos de esos babilonios que creían poder construir hasta el cielo. Por el contrario, rogamos a la santa Trinidad que nos permita construir en verdad y en escuadra; y cada cual tendrá la recompensa que merece.
- ¿Cuándo fueron pronunciadas estas palabras, o para qué servían? . R: Yo respondo que desde el origen, antes de que el evangelio se extendiera por el mundo cubierto de espíritus infernales de destrucción. A menos que los hombres construyeran con fe y en ración, sus trabajos eran a menudo demolidos.
- Pero, ¿cómo fue posible que los trabajos de los babilonios fueran erigidos antes de que el evangelio comenzara a brillar? . R: Yo os respondo devolviendoos vuestra propia pregunta, porque la presunción de los babilonios de los que acabo de hablar había ofendido de tal modo al espíritu de Dios que las lenguas dejaron de ser comprendidas por su pecado a fin de que la humanidad no volviera jamás a actuar así sin el permiso divino, que quiere que nada pueda hacerse sin fe ni oración.
- ¿Esto es tradicional? . R: Sabemos esto por tradición, y también por referencia a la Escritura, que dice que Shem, Ham y Japheth, deseosos de llegar junto a la tumba de su padre Noah, trataron de ver si podrían encontrar allí algo susceptible de conducirles al secreto del poder detentado por ese famoso predicador. En efecto, deseo que todos reconozcan que todas las cosas necesarias al mundo nuevo se encontraban en el arca con Noah.
Ahora bien, estos tres hombres ya habían acordado que, si no encontraban lo que buscaban, lo primero que encontraran debería servirles de secreto. No dudaban, sino que creían muy firmemente que Dios tenía el poder, y también que manifestaría su voluntad por medio de su fe, su oración y su obediencia, de manera que lo que encontraran se mostraría ante ellos tan potente como si hubieran recibido el secreto de Dios mismo en su origen.
Llegaron entonces a la tumba, donde no encontraron nada más que el cadáver casi enteramente descompuesto. Cuando cogieron un dedo, éste se desprendió falange por falange, y lo mismo ocurrió con el puño y con el codo. Entonces levantaron el cadáver y lo sostuvieron, poniendo un pie contra su pie, una rodilla contra su rodilla, el pecho contra su pecho, una mejilla contra su mejilla, y una mano en su espalda, y se pusieron a gritar: Ayuda, oh Padre, como si dijeran: Oh, Padre del cielo, ayúdanos ahora, porque nuestro padre terrestre ya no puede hacerlo. Entonces, dejando de nuevo el cadáver, y no sabiendo qué hacer, uno de ellos dijo: Hay tuétano en este hueso, y el segundo dijo: Pero es un hueso seco, y el tercero dijo: apesta. Se pusieron de acuerdo entonces para darle un nombre que fuera conocido por la masonería hasta este día. Después, se fueron a sus asuntos y a partir de ese momento sus obras fueron buenas.
Es por ello que debe creerse, pero también comprenderse, que su poder no venía de lo que encontraron o del nombre que le dieron, sino de su fe y de su oración. Las cosas continuaron así, y la voluntad dio firmeza a la acción.

Siete leyes de los hijos de Noé
1. Prohibida la Idolatría
• El precepto enseña que no se debe servir cosa creada alguna y que se es culpable de transgredir este precepto aun si después se retractase.
• La trasgresión de este precepto no tiene efecto hasta que no se venera/adora al ídolo a la manera que los idolatras usualmente lo adoran.
• No se debe leer, pensar o incluso hablar acerca de la idolatría o de los procederes de las religiones idolatras.
• Preferiblemente es necesario, y hasta loable, morir antes que cometer idolatría.
• Está prohibido todo lo relacionado con un ídolo; alimentos ofrecidos al ídolo, telas, utensilios, vestiduras etc.; todo lo ofrecido o que haya estado en contacto con el ídolo a excepción de que haya preparado con la intención de ofrecerlo pero aún no se haya llevado a cabo el ofrecimiento.
• Está prohibido confeccionar ídolos o imágenes que uno mismo o alguien más pudiera utilizar para la idolatría ya que si no es adorado por ti aun así transgrede el precepto.
• Está prohibido hacer o pensar nada que parezca o haga pensar a alguien que se es idólatra.
• Es un mandato el destruir todos los ídolos, todas las cosas utilizadas para servirlo y todo lo que ha sido confeccionado o edificado a causa de ellos, así como cualquier beneficio que del ídolo se haya obtenido arrojándolos al mar.
• A consecuencia directa del punto anterior está prohibido obtener cualquier beneficio de una casa idólatra; su olor, sombra, resguardo y/o cualquier otra cosa que provenga de ella. Siempre se deberá guardar una distancia de no menos de 2.5 metros de una casa idolatra.
• Las imágenes en tres dimensiones están prohibidas por lo que, como consecuencia directa de lo anterior, está vedado hacer esculturas.
• A los falsos profetas y/o personas que reciban mensajes falsamente de la Divinidad les corresponde la pena capital.
• Están prohibidas la hechicería, adivinación, astrología, cartomancia, necromancia, consultar espíritus y fantasmas.
2. Blasfemia.
• La blasfemia es el único medio por el cual se puede transgredir los Siete Preceptos de los Hijos de Noé solo con la facultad de hablar por lo que es considerada como peor que la idolatría.
• Se debe tener siempre cuidado al hablar sobre temas divinos por lo que es recomendable evitar los atributos descriptivos para referirse a Dios.
3. Asesinato
• Quien mata a un ser humano, aun dentro del vientre de su madre (40 días después de la concepción) recibe la pena capital. Excepto en el caso que la vida de la madre este en peligro.
• Prohibida la eutanasia y el suicidio
• La muerte por proteger a alguien está prohibida excepto si uno mismo es el agredido.
• Está prohibido contratar a un sicario.
4. Relaciones Sexuales.
• Están prohibidas las relaciones entre:
- Madre - Hijo
- Padre - Hija
- Tío - Sobrina
- Tía - Sobrino
- Madrastra - Hijastro
- Padrastro - Hijastra
- Hermano - Hermana
• Están permitidas las relaciones con un pariente político solo después de la muerte del familiar que establece el nexo; esto incluye cuñados y nueras.
• Está prohibido el adulterio, las relaciones homosexuales y lésbicas así como también el bestialismo y la prostitución.
• Según los Siete Preceptos de los Hijos de Noé se considera a una pareja casada después que hayan tenido relaciones sexuales con la intención de que se constituya en matrimonio.
• No está permitido el divorcio salvo que se hayan agotado todas las demás alternativas y no quede otra solución.
• A diferencia de los Hijos de Israel los Hijos de Noé están emparentado solo por vía materna.
• Está prohibida la castración ya sea en humano o animal.
5. Robo
• Está establecido que el trasgresor de este precepto debe devolver hasta lo más mínimo que haya robado no importa su poco valor.
• No importa si se roba en secreto o abiertamente es robo.
• Los Hijos de Noé tiene prohibido involucrarse en guerras cuyo objetivo sea la conquista de territorios.
• Están prohibidos la usura y el sobreprecio así como poseer pesos y medidas falseadas.
• La agresión física también es considerada robo de la dignidad y la moral del hombre.
• La codicia también es considerad robo.
• Si un ladrón roba a otro ladrón ambos transgreden el precepto.
6. Está prohibido comer animales vivos.
• Solo está permitido tomar la vida de un animal con el fin de alimentarse; hay que cerciorarse de su muerte antes de comerlo, es decir que no exista ningún tipo de movimiento..
• El hombre no tiene permitido ser rapaz.
7. Cortes de Ley.
• Toda corte de ley debe estar acorde con los Siete Preceptos de los Hijos de Noé.
• Debido a la obligatoriedad que posee el noájida de que en su sociedad exista una corte de ley es obligatorio establecerla en la comunidad que no la posea por lo que este mandamiento se convierte en una prohibición y amerita castigo todo aquel Hijo de Noé que pudiendo no lo cumpla.
• Solo se podrá condenar a aquellos transgresores mentalmente competentes.
• Es deseable que ambos litigantes lleguen a un acuerdo para evitar ir a la corte.
• En una corte de ley noájida la evidencia circunstancial es admisible.
• La integridad e imparcialidad de un juez tiene que ser total.
• Cada caso debe ser tratado individualmente.
• Si una transgresión o transgresiones cometidas por un mismo transgresor amerita dos o más castigos por parte de la corte siempre se aplicará el más estricto.
• Toda persona está obligada a brindar testimonio en la corte si posee algún conocimiento sobre la transgresión cometida.
• Un trasgresor condenado no puede ser llamado a brindar testimonio.
• Está prohibido ofrecer testimonio basado en rumores.
• No pueden ofrecer testimonio en una corte de ley:
- Esclavos (por cuanto no poseen voluntad propia).
- Niños.
- Deficientes mentales o locos.
- Sordos.
- Mudos.
- Ciegos (aun cuando sean capaces de reconocer la voz del transgresor).
- Personas descuidadas en el cumplimiento de los Siete Preceptos.
- Amigos del trasgresor.
- Cónyuges o familiares cercanos del trasgresor.
- Alguna persona que obtenga, directa o indirectamente, beneficios con el fallo.

http://josemariavilla.blogspot.pe/2015/03/el-diluvio-salvacion-de-noe-en-el-arca.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada