AMIGOS DEL BLOG

domingo, 8 de enero de 2017

Derrumbando Muros

“Derrumbando Muros”
Lazaro Hael

Resultado de imagen para derribar muros

Para reencontrar nuestra propia y original identidad o ser, se requiere derrumbar viejos muros y creencias que nos limitan, condicionan, y dificultan nuestra evolución, se requiere libertad como principio para ejercer nuestro libre albedrio, poder de decisión y voluntad, vivimos pensando que nuestras acciones son producto de nuestra determinación cuando en realidad muchas de ellas son producto de nuestras fuerzas instintivas y pulsiones psicológicas que emergen desde el inconsciente y subconsciente hasta nuestro consciente como decisiones propias, sin embargo, ésta es nuestra piedra fundamental, nuestro cimientos sobre los cuales se construye el edificio de cuanto somos como seres encarnados.

“Piensas, sientes y actúas como te han dicho que debes pensar, sentir y actuar; Te han programado para que te pongas alegre cuando quieren que te pongas alegre, te pones triste siguiendo una programación en tu mente, ríes cuando te han dicho que rías, lloras cuando te ha indicado que llores; Te han dicho cómo vivir, como vestir, cómo relacionarte, que comprar y donde comprar, te han dicho a qué debes dedicarte, cúales deben ser tus metas en la vida, a quien debes admirar y a quien debes odiar; Han programado en ti lo que es bueno y lo que es malo, lo que debes considerar bonito y feo, te han heredaron una religión que no elegiste y a un Dios con forma, nombre, cualidades y defectos que otras personas decidieron por ti; Un infierno y un cielo que alguien se imagino o lo acomodo de acuerdo a sus propios intereses de grupo, institución o personales y que te han marcado de por vida y quizás más allá de la propia muerte biológica, porque de existir un mundo espiritual, seguramente vuestra mente encontrara lo mismo o algo similar a vuestra vida terrena… o lo que alguien ha programado en vuestra mente.

Nos hemos convertido en seres autómatas y reactivos ante fuerzas instintivas o estímulos externos, que algunos escritores como Ouspensky, Friedrich Nietzsche, Erich Fromm entre otros, nos califican como dormidos, sonámbulos, hombre maquinas, Seres reactivos entre otros calificativos más; Inclusive el griego San Lucas nos lo insinúa cuando dice en su evangelio “Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos” Lc. 20:38. Y Lucas tiene razón, pues ¿Cómo puede el hombre encontrar a Dios, si el hombre se encuentra extraviado ante él mismo en el bosque del “Maya” Hindú?

Erich Fromm por su parte dice: “Gran numero de nuestras decisiones no son realmente nuestras, sino que nos han sido sugeridas desde fuera; hemos logrado persuadirnos a nosotros mismos de que son obra nuestra, mientras que, en realidad, nos hemos limitado a ajustarnos a la expectativa de los demás, impulsados por el miedo al aislamiento y por amenazas aún más directas en contra de nuestra vida, libertad, y conveniencia; El hombre seria libre de actuar según su propia voluntad, si supiera lo que quiere, piensa y siente. Pero no lo sabe. Se ajusta al mandato de autoridades anónimas y adopta un yo que no le pertenece” (5).

Friedrich Wilhelm Nietzsche dice: “La voluntad como facultad psicológica, es el lejano eco de un combate ya disputado con anterioridad en lo profundo del inconsciente”.

La sociedad mercantil ha alienado nuestra voluntad al hacernos creer por medio de la publicidad subliminal en los diferentes medios de comunicación y por la repetición excesiva de escenas glamorosas de hombres y mujeres hermosos, felices y llenos de varonilidad o feminidad, consumiendo varios artículos que un muchos de los casos dañan la salud física, mental, y social del ser humano, y que el inconsciente los relaciona como un medio o producto necesario para alcanzar un estado ideal de felicidad y armonía ficticia.

Las políticas educativas en muchos casos, no inculcan en los jóvenes un espíritu brioso con hambre de triunfo y realización, sino de sometimiento e inseguridad por una educación indeficiente y escasa de calidad académica, o por conveniencias social-políticas.

Religiones que nos atemorizan desde nuestros primeros años de vida con un infierno Dantesco, y nos prometen un cielo o nirvana de bienaventuranza si nos sometemos a las palabras, pensamientos y deseos de sus guías; “Nuestras creencias religiosas están incluidas en el concepto que tenemos como personas; Así que si alguien habla mal de nuestra religión creemos que está hablando de nosotros también y sentimos que hay que defendernos; Sin embargo, cuando somos mayores tenemos la opción de cambiar estas ideas si eres capaz de superar el miedo que te infundieron, si tienes la fuerza para superar la culpa que te causaría y si tienes la valentía de abrir tu mente” (1).

“Pablo, de pie en medio del Areópago, dijo: «Atenienses, veo que vosotros sois, por todos los conceptos, los más respetuosos de la divinidad. Pues al pasar y contemplar vuestros monumentos sagrados, he encontrado también un altar en el que estaba grabada esta inscripción: «Al Dios desconocido.» Pues bien, lo que adoráis sin conocer, eso os vengo yo a anunciar. «El Dios que hizo el mundo y todo lo que hay en él, que es Señor del cielo y de la tierra, no habita en santuarios fabricados por manos humanas, ni es servido por manos humanas, como si de algo estuviera necesitado, el que a todos da la vida, el aliento y todas las cosas. El creó, de, para que un solo principio, todo el linaje humano habitase sobre toda la faz de la tierra fijando los tiempos determinados y los límites del lugar donde habían de habitar, con el fin de que buscasen la divinidad, para ver si a tientas la buscaban y la hallaban; por más que no se encuentra lejos de cada uno de nosotros; pues en él vivimos, nos movemos y existimos, como han dicho algunos de vosotros: "Porque somos también de su linaje" Hch 17:16-34.

La causa primera o principio de cuanto es, el Dios Único bendito sea, nadie le conoce, y existe en la mente del hombre como un concepto que debe tomar realización y manifestación por esfuerzo propio “por” y “en” el hombre mismo; Cada creyente tiene su propio concepto de Dios de acuerdo a su idiosincrasia o herencia familiar, social, y religioso, de tal forma que algunos tienen un Dios que pide mansedumbre y sometimiento ante sus “vicarios” sobre la tierra, y esto se refleja en el mismo hombre, otros tienen un Dios fuerte, poderoso, castigador, iracundo, vengativo y esto se refleja en el hombre, algunos más tienen un Dios personificado por la palabra y presencia de sus líderes religiosos, y son masa moldeable a voluntades ajenas a él mismo, y en muchas ocasiones “carne de cañón” en guerras fratricidas que son catalogadas como “santas”, o muchos otros que se inmolan a sí mismos con bombas que hacen explotar sobre sus cuerpos o aviones que estrellan en edificios; Algunos más, tienen un Dios que desea que sus hijos estudien, trabajen, sean fuertes y exitosos en sus proyectos de vida para beneficio propio, de la humanidad y gloria de Dios… Y por lo tanto felices.

“El esclavo perfecto es aquel que se cree libre sin serlo” (2), “Una tiranía perfecta es aquella en que los oprimidos defienden y justifican a sus opresores porque han sido de que no hay otra opción. Una esclavitud perfecta es aquella en la que los esclavos disfrutan de sus cadenas y se sienten cómodos con ellas; La religión, la política, la mercadotecnia, y el acondicionamiento social son dictaduras perfectas; La gente las defienden con vehemencia porque les dan sentido a sus vidas; Tu vida en este momento, es un reflejo de tu mundo interior” (1).

Lo inmediato anterior, hace referencia a la XV carta del tarot de Rider “El Diablo”, personaje que es un concepto y símbolo alegórico del “mal”, y que tan hábilmente han utilizado las religiones para infundir miedo y llenar sus templos de feligreses; Concepto que es propio del ser humano, porque siendo Dios absoluto, perfecto, y santo, eso que conocemos como el mal, en los mundos divinos no puede existir, sino simplemente es, como un suceso o fenómeno que está más allá del bien o del mal.
Benedictus Spinoza dice: “Lo bueno y lo malo no son juicios universales sino tienen su origen en lo singular, en lo particular de los efectos de cada individuo, y solamente desde su experiencia éste puede decir qué fue bueno o qué malo. No hay nada que a priori sea malo o bueno, pues ello se considera según el efecto de cada ser humano” (4).

La carta XV del tarot Rider se presenta al Diablo sentado sobre una “piedra cubica”, símbolo que está asociado a la chakra muladar de cuatro pétalos, en donde se dice alegóricamente dormita la serpiente ígnea; Piedra cubica símbolo alegórico de la materia y las fuerzas básicas e instintivas, las cuales viene siendo la piedra fundamental y cimiento sobre la cual se yergue el templo humano que ha de albergar el alma del hombre, y que presenta en su cara frontal una gran argolla por donde pasa una cadena, en cuyos extremos tiene sujetos a un hombre y a una mujer por un amplio lazo al cuello, esta carta es un símbolo del ser humano esclavo de los placeres carnales e instintivos desenfrenados y sin control, y los tesoros de la sociedad y universo material, pero son esclavos voluntarios, porque los lazos que los cautivos por el cuello son tan holgados, que fácilmente podrían sacárselos sobre su cabeza e huir de su influencia, pero ellos no desean tal cosa, y son felices así, con los tesoros y poderes efímeros de la materia, efímeros porque al final de nuestra vida biológica, todos esos valores se quedaran en el universo al que pertenecen, el material, y solo podremos llevarnos los conocimientos y experiencias acumuladas en nuestra mente, y esto va en relación con la propia realización de lo que realmente somos… mente, y consciencia de ser… Gran mayoría de los seres humanos se identifican por lo que poseen, no por lo que son.

Vivimos en un universo de conceptos que muchos, o al menos aquellos que caen en la subjetividad, son solo ideas, abstracciones que no tienen una realidad tangible o concreta en el universo de formas, sino que deben ser realizados por el hombre, pero el hombre debe discernir por sí mismo no por mente o razón ajena, lo que es correcto y viable en su vida, y que no.

La humanidad debe sufrir los dolores de parto y dar a luz al nuevo hombre, al libre pensador que está más allá de sofismas, paradigmas, supersticiones, y miedos infundados que solo dificultan su avance evolutivo; El peor enemigo del hombre es su indolencia para utilizar su propia razón y lógica generando pensamientos propios, sino que prefiere el confort de reaccionar ante palabras y estímulos externos y ajenos, que en muchos casos están dirigidos a las pulsiones básicas del hombre, generando cierto tipo de reacción como deseos, y pensamientos consumistas, pensamientos de temor y mansedumbre que satisfagan intereses y ansias de poder de personas o grupos ajenos a él; A la mujer la han convertido en un instrumentos de mercadotecnia, donde su imagen atrae la atención del género masculino con escenas bucólicas e idílicas de placer sexual, que la mente del hombre relaciona subliminalmente con el producto que promocionan.

Cuando Moisés llevo a su pueblo Israel hacia la libertad, su nacionales le reclamaban: “En Egipto teníamos comida y agua, tu nos has traído al desierto a morir de hambre y de sed”, o sea que a pesar de estar libres de cadenas materiales, continuaban siendo esclavos por cadenas psicológicas, y preferían la certidumbre de la esclavitud a la incertidumbre de la libertad.

“Cogito, Ergo Sum” (6).

Lázaharo Hael,’,

Nota:

Palabras, Símbolos y Alegorías, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ella.
El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.
No escribo para todos, sin embargo, Todos son invitados a leer.

Bibliografia:

(1).- Conversaciones con mi guía.- Francisco J, Ángel.
(2).- El esclavo perfecto.- Mauricio Valderrama Valenzuela.
(3).- Liberando al esclavo.- Anand Dílvar.
(4).- La memoria del olvido.- Patricia Corres Ayala.
(5).- La vida auténtica.- Erich Fromm.
(6).- Cogito, Ergo Sum.- Pienso, Luego Existo. René Descartes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada