AMIGOS DEL BLOG

lunes, 6 de marzo de 2017

Nazca, de líneas y teorías

Nazca, de líneas y teorías


Figura del Colibrí en las pampas de Nazca. (Foto por miss mass)

Hasta ahora nadie ha podido descifrar el significado de las líneas y los dibujos de las pampas de Nazca. Solo existen algunas explicaciones parciales consideradas como “probables”, pero nada que se pueda calificar como definitivo. De Nazca se ha dicho casi todo y continuamos sin saber casi nada.

La informaciones más antiguas que tenemos sobre las líneas provienen del licenciado Luis de Monzón, corregidor de Soras y Rucanas, que fue el primero en informar en 1686, a su regreso a Europa, sobre las “marcas del desierto” dando noticia de las tradiciones locales que las ligaban a los wiracochas (Fernando Silva Santistevan “Nazca, otra interpretación”).

Después de este testimonio, nada sabemos de la extraordinaria obra realizada en las pampas por los antiguos habitantes de Nazca. Pareciera como si las líneas y los dibujos hubiesen esperado dormidos, casi 300 años, que alguien les devolviera su valor y quizás, con suerte, descubriera su verdadero sentido.

Lo primero ocurrió en 1939 gracias a Paul Kosok, investigador de la Universidad estadounidense de Long Island, que las dio a conocer al mundo. Ese mismo año, Toribio Mejía Xespe las analizó en una ponencia presentada al XXVII Congreso Internacional de Americanistas. Para él, se trataba de caminos procesionales ligados a algún tipo de culto. Desde entonces, las líneas y dibujos de las pampas de Nazca han sido objeto de numerosas teorías, que resumimos a continuación.

Antes de entrar en las hipótesis contemporáneas debemos buscar indicios sobre la existencia de las líneas en su tiempo. ¿Existe alguna mención al respecto en la época pre-inca? Hasta ahora no hay evidencia de ello, aparte de la figuras representadas en los huacos Nazca de la época. Parece que ni la cultura Huari, que supuestamente conquisto a los nazcas y adoptó sus dioses, guarda recuerdo alguno de las líneas.


Figura de unas manos en las pampas de Nazca. (Foto por Ilkerender)

Igual sucede con los Incas. En su época, no hay referencia alguna a las líneas y dibujos de las pampas, o al Dios al que iban destinadas. Es más, como sabemos ahora, en el Koricancha se guardaban imágenes y representaciones de los dioses conquistados por los quechuas a lo largo de su imperio, sin embargo en el principal templo cusqueño, no hay referencia alguna que nos indique un posible dios Nazca o tal vez aquel Dios había caído en desgracia muchos años antes de la llegada de los Incas y estos simplemente lo ignoraron.

En la actualidad, la más conocida de la teorías es la del calendario astronómico con fines agrícolas esbozada por Maria Reiche. Ella identifica la figura del Mono con la Osa Mayor, que habría anunciado la llegada del verano, en tanto que otras figuras como las del Ave de pescuezo replegado, el Delfín y la Araña, que podrían estar representando a las estrellas de Orión, habrían anunciado las demás estaciones.

Con todo el respeto que merece el trabajo de Maria Reiche, esta teoría parece exagerada y hasta jalada de los pelos, ya que ni siquiera sabemos como contaban los días, las semanas o las horas, ni tampoco sabemos cuan avanzados eran sus conocimientos de Astronomía, y menos aún si poseían objetos de medición científica además de la simple observación a ojo pelado. Esta teoría tampoco explicar científicamente el objeto de las líneas. En cambio, si resulta interesante el mecanismo de medición para realizar las figuras propuesto por Reiche.

Paul Kosok ve en ellas algo así como un zodíaco cuyas proyecciones debieron tener algún tipo de correspondencia con el movimiento de los astros. Este es un interesante punto de partida sobre el cual basaremos nuestras hipótesis.

Hans Horkheimer y Tony Morrison se inclinan por una suerte de culto a los antepasados y a los Apus, donde las líneas serian senderos trazados para ser recorridos en ceremonias religiosas. Esta interpretación, aunque parcial, nos va a ayudar también en nuestro trabajo.


Figura del Condor en las pampas de Nazca. (Foto por Bluelemur)

Johan Reinhard sostiene que los geoglifos estuvieron relacionados con el culto a la fertilidad y a las montañas y de alguna manera tuvieron relación con la escasez de agua. De igual manera, Anthony Aveni ve en las líneas un circuito procesional relacionado con un culto al agua y sugiere una conexión entre canales subterráneos de agua, las montanas sagradas o Apus y ceremonias rituales en la pampa siguiendo los trazos de las líneas y dibujos. Esta teoría no responde a una pregunta básica, ¿porque encontramos líneas que se superponen unas a otras sin un aparente orden?

Para Erich von Daniken, las líneas serian pistas de aterrizaje para naves espaciales conducidas por seres extraterrestres quienes eran tomados por dioses por los antiguos habitantes de Nazca. Nos encantaría que fuera cierto pero desgraciadamente Von Daniken no da pruebas coherentes de ello.

María Rostworowski se preocupa por el carácter y naturaleza de las líneas y dibujos de las pampas, y manifiesta que los motivos de su existencia serían puramente religiosos y estarían relacionados con el dios Kon, el cual, de acuerdo con las creencias de los Paracas y Nazcas, aparecía en una época del año surcando los cielos. Aquí entramos en una consideración mayor que para nosotros es capital: las líneas y las figuras fueron hechas para un Dios alado que las podía ver desde el cielo.

Guillermo Illescas Cook en su libro “Astrónomos en el antiguo Perú” afirma que las líneas y los dibujos fueron hechos para invitar a viajeros interestelares, que los Nazcas identificaban con las estrellas fugaces, a visitar la tierra. Aquí también hay un elemento fundamental del cual nos serviremos mas adelante: la noción de vida fuera de la tierra a través del movimiento de las estrellas fugaces y de los planetas.

Estas son, para nosotros, las teorías más interesantes sobre las pampas de Nazca.

Los Divulgadores vamos a tratar de encontrar una explicación al enigma que plantean las líneas, acercando algunas de las teorías mencionadas. El Dios Kon, los terremotos, los cambios climatológicos, y las estrellas fugaces son la clave de la que nos serviremos para sustentar nuestra teoría, partiremos para ello de la voz quechua “Illa kon tijse wiracocha pachayachachi”

Tomado de:
http://losdivulgadores.com/blog/2011/08/01/nazca-de-lineas-y-teorias/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada