AMIGOS DEL BLOG

domingo, 5 de junio de 2016

La Serpiente de Mar

La Serpiente de Mar

La leyenda de la Gran Serpiente de Mar es una de las más difundidas del folklore marino universal. Se cree que el significado en hebreo de Leviatán ("liviah tan" = monstruo tortuoso) hace referencia a esta serpiente. La existencia de criaturas marinas desconocidas en los fondos de los océanos se puede sustentar todavía porque la mayor parte de los abismos están por explorar. 


La destrucción de Leviatán, un grabado hecho en 1865 por Gustave Doré. El grabado representa a Dios venciendo al legendario Leviatán, es decir, a Satanás. Doré fue inspirado por (Isa 27:1): "En ese día, el Señor castigará con su espada, su espada feroz, grande y de gran alcance, Leviatán la serpiente que se desliza, Leviatán la serpiente enrollada; Él destruirá al monstruo del mar.".

La Edda del poeta islandés Snorri Sturluson (1179-1241) narra la pesca de Thor que sacó del océano a la gran serpiente del caos, Midgard, enfrascándose ambos en una furiosa pelea. Su atmósfera parece aludir al cataclismo nórdico, al Ragnarök, la batalla del fin del mundo entre los dioses (los Aesir) liderados por Odín, y los demonios –como los gigantes de fuego, el gran lobo Fenrir- liderados por Loki, el hijo cainita de Odín y hermano de Thor, batalla durante la cual el universo será destruido.


Leviatán: o la materia, forma y poder de una república eclesiástica y civil, comúnmente llamado Leviatán(en inglés Leviathan) de Thomas Hobbes, publicado en 1651. El título del libro hace referencia al monstruo bíblico Leviatán, que posee un poder descomunal, como el Estado moderno. Los ciudadanos tienen que sacrificar parte de sus derechos para obtener la protección del Estado.

El Leviatán es un monstruo marino que aparece en varios pasajes bíblicos. En el Libro apócrifo de Enocse le menciona como una hembra moradora del "abismo encima del manantial de las aguas", pero la mejor descripción se encuentra en el capítulo 41 del Libro de Job: "Se muestra feroz si lo despiertas; nadie puede resistir su semblante [...] Espanta el cerco de sus dientes [...] Cuando él se levanta tienen miedo los fuertes." El temor del hombre hacia los monstruos marinos es una constante universal. El Leviatán y las serpientes marinas son tan sólo dos caras del mismo temor (Citado por Rodrigo de Alba).

Interpretación del Leviatán por el artista Tulo en Los Cuatro Elementos

Las serpientes marinas de proporciones gigantescas han preocupado a los marineros desde tiempos inmemoriales. Antes de que se difundieran los avistamientos de la serpiente en casi todo el mundo, parecía ser propia de los países escandinavos. Así, Olaus Magnus, arzobispo del siglo XVI de Uppsala (Suecia), describe a la serpiente marina como un ser de 60 metros de largo y 6 de grueso, de color negro, escamas filosas, pelo en el cuello, sumamente peligrosa y augurio de desastres (Citado por Rodrigo de Alba).

Serpiente marina según la descripción de Olaus Magnus, incluida en el Libro de peces de Gesner (1598).

Desde los siglos de la Edad Media hasta finales del siglo XVII es cuando se dieron la mayoría de los ‘avistamientos’ de este tipo de seres. Durante el siglo XVII, se le dio el nombre científico a una serpiente terrestre como Scoliophis atlanticus, pensando que se trataba de una forma juvenil de una serpiente marina.

Han citado las serpientes de mar el misionero noruego, Hans Egede, que informó de la aparición de un monstruo marino en la costa de Groenlandia el 6 de julio de 1734. El obisbo de Bergen, Erik Pontoppidan, publicó en 1752 un libro con relatos de avistamientos de serpientes marinas, una de las cuales tenía una cabeza gris semejante a la de un caballo, grandes ojos negros, boca negra y larga melena blanca. Detrás de la cabeza del monstruo, pudieron apreciar hasta siete u ocho promontorios que salían del agua, y el cuerpo de la bestia se retorcía formando espirales.


Dos representaciones de la Serpiente de mar vista por Hans Egede, en 1734, en la costa sur de Groenlandia.



Dos representaciones de la Serpiente de Olaus Magnus ("Cosmographia Universalis", 1555)

Representación griega

De la "Cosmographia Universalis" de Sebastian Munster

Los testigos dicen que se desplaza por medio de ondulaciones verticales, lo cual, vista desde lejos, le confiere el aspecto de una sucesión de pequeñas eminencias que afloran a la superficie del agua. Los zoólogos, sin embargo, arguyen que de tratarse de una serpiente nadadora, estas ondulaciones serían horizontales, pues así se desplazan todos los ofidios. En el siglo XVIII un científico noruego, Peter Ascanius, afirmó que las ondulaciones verticales que observaban los marineros, o la serie de jorobas, no eran más que cabriolas de una comitiva de delfines.

http://pladelafont.blogspot.pe/2012/07/la-serpiente-de-mar.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada