AMIGOS DEL BLOG

jueves, 9 de febrero de 2017

¿SON DE ORIGEN EGIPCIO LOS ROSACRUCES?

¿SON DE ORIGEN EGIPCIO LOS ROSACRUCES?


La idea de remontar el origen del Rosacrucismo (o de la Masonería) al Antiguo Egipto se explica por la fascinación que ha ejercido la cultura egipcia en el mundo occidental, sobre todo tras la expedición que efectuó Napoleón Bonaparte a Egipto entre los años 1798 y 1799.

Esta afición por la estética egipcia recibe el nombre de “egiptomanía” y se puede definir como “una práctica más antigua que el de la egiptología (aunque esta palabra sólo aparece en Europa durante la primera guerra mundial) y surge con el sentido de la reutilización de los motivos del Antiguo Egipto en la creación de objetos y de narrativas contemporáneas, para señalar y localizar las ocurrencias de los deseos sobre objetos egipcios antiguos auténticos y de su valorización cultural, a partir de nuevos criterios de belleza, así como nuevos materiales y técnicas artísticas”. (1)

Y aunque la influencia egipcia en Occidente se volvió más fuertedespués de la exploración napoleónica, Antoine Faivre señala que “el punto de partida de esa egiptomanía que desde entonces el esoterismo no ha dejado de cultivar” (2) puede relacionarse con el libro del jesuita Atanasio Kircher titulada “Oedipus aegyptiacus” que data de 1652.

(Y a esto añadiría que el Occidente también tuvo una gran fascinación e influencia de Egipto en la Antigüedad, nada más que esta fue eliminadapor la brutal persecución que llevo a cabo la Iglesia católica contra todo aquello que no fuera su dogma.)

Y otra referencia esotérica anterior a las expediciones de Napoleón a Egipto fue dada por Alessandro Cagliostro, al que Helena Blavatsky llamó “el último rosacruz”. (3)

Cagliostro fundó en 1784 el primer rito masónico de corte egipcio, con tres grados iniciáticos:

- Aprendiz Egipcio,
- Compañero Egipcio y
- Maestro Egipcio.

Este rito tuvo mucha repercusión en los ambientes masónicos de esos días e inspiró a la Masonería egipcia post-napoleónica, y en especial a los ritos de Misraim (1814) y Memphis (1838) que luego se fusionaríanpara formar el “Rito Antiguo y Primitivo de Memphis y Misraím”. (4)

Y mientras que la Masonería bebía de fuentes egipcias y se creaban varios ritos inspirados en la tierra de Khem, el rosacrucismo recibía algunas influencias de estas corrientes, aunque ninguna sociedad o grupo rosacruz reivindicaba un origen egipcio.

SPENCER LEWIS Y EL ANTIGUO EGIPTO


Los primeros elementos egipcios vinculados al rosacrucismo pueden hallarse en algunas organizaciones mágico-esotéricas como la “Hermetic Order of Golden Dawn”.

Por ejemplo, en uno de los rituales de la “Golden Dawn” (5º y 6º) se dice:

- “Has de saber, ¡Oh Aspirante!, que los Misterios de la Rosa y de la Cruz han existido desde tiempo inmemorial, y que los Ritos se practicaron y la Sabiduría se enseñó en Egipto, Eleusis, Samotracia, Persia, Caldea e India, y aún en tierras mucho más antiguas.” (5)

Sin embargo, la declaración explícita de que los rosacruces se originaron en el Antiguo Egipto es obra del fundador de la Orden Rosacruz AMORC: Harvey Spencer Lewis.

Y sobre este asunto, el escritor Gerard Galtier asegura que:

« Más allá de Toulouse, Spencer Lewis hace remontar la tradición de la AMORC al Antiguo Egipto, y en especial al faraón Tutmosis III y al faraón Amenofis IV, llamado Akhenatón, y al igual que otros muchos escritores rosacruces, concede mucha importancia a Cagliostro, asimilando su Rito de Masonería Egipcia a un Rito Rosacruz. »
(La tradición oculta. Madrid, Oberon, 2001)

El propio Spencer Lewis asevera que “el estudio de las escuelas de filosofía o sabiduría arcana en los países orientales (antes de la era cristiana) revela que sólo en un país pudo nacer la organización Rosa-Cruz. Y este país fue Egipto. Al grado que hasta al fortuito estudiante de la historia de Egipto le impresiona la probabilidad del nacimiento de la organización en dicho país”. (6)

Spencer Lewis en Egipto

La Orden AMORC relaciona el origen del rosacrucismo con el faraón Tutmosis III y afirma que la primera convocación del primer Gran Consejo de la Rosacruz se realizó en el templo de Karnak “un jueves por la noche”. (7)

Y en una de sus obras, Harvey Spencer Lewis va más lejos y afirma con una precisión asombrosa que a partir de los “archivos secretos de la Orden” él sabe que la primera reunión rosacruz fue el 10 de abril de 1489 antes de Cristo. (8)

Según la historia que cuenta Lewis:

- “Al final de su reinado (en el año 1447 a. C.) el Consejo rosacruz original constaba de treinta y nueve hermanos y hermanas, y las reuniones ya se habían vuelto regulares y sistemáticas, y se celebraban en una de las salas del templo de Karnak, frente al cual Tutmosis III levantó dos obeliscos para recordar su obra”. (9)

Y posteriormente este faraón habría traspasado el mando de la Orden a su hijo Amenofis II y éste a sus sucesores, hasta que apareció en escena Amenofis IV (conocido como Akhenatón) y quien según Lewis: “no sólo construyó su templo en forma de cruz sino que añadió la cruz y la rosa como símbolos”. (10)

Pero lo cierto es que aunque Akhenatón es conocido por ser el reformador de la religión egipcia ya que promovió un culto monoteísta que adoraba al dios Atón. No se puede afirmar que haya creado una escuela esotérica de índole rosacruz.

Sabemos de la existencia de una auténtica escuela de misterios egipcios a través de los testimonios de viajeros que escribieron sobre Egipto (en particular los griegos y los romanos) pero señalar que esta escuela era “rosacruz” es una afirmación temeraria y que huele más a fantasía que a realidad.

Pero para evitar que los investigadores más serios pudieran remarcar los grandes errores de esta “fábula del origen egipcio”, Spencer Lewis dividió la historia rosacruz en dos versiones:

« La historia de la Fraternidad rosacruz puede dividirse en dos clases generales:

La primera es la versión pública, la cual nos ha llegado hasta nuestros días por medio de la palabra oral, así como en definidas referencias, en antiguos escritos, en pasajes simbólicos, en los rituales y en las enseñanzas. 

Pero existe una segunda versión que es la verdadera historiay la cual ha sido corroborada por los registros hallados en las diversas ramas de nuestra organización por el mundo entero.
» (Preguntas y Respuestas Rosacruces con la historia completa de la Orden)

Y escudándose en la “segunda versión” Lewis revela detalles fantásticos acerca del origen rosacruz en el Egipto de los faraones. Sin embargo cuando Swinburne Clymer le pidió a Lewis que presentara públicamente dichos archivos supuestamente “conservados por la Orden” éste se negó y hasta nuestros días AMORC nunca ha mostrado al gran público ningún documento ni argumento contundente para corroborar este origen egipcio.

Viaje a Egipto efectuado por Spencer Lewis en 1929 con varios miembros de su organización

¿QUÉ OTROS ROSACRUCES TOMAN A EGIPTO COMO FUENTE DE INSPIRACIÓN?

De las tres grandes corrientes rosacruces que hay en la actualidad (AMORC, FRA y FRC) solamente la Orden AMORC habla de un origen egipcio. Mientras que Krumm-Heller (fundador de la FRA) se refiere en ocasiones a los misterios egipcios y Max Heindel (fundador de la FRC) habla en ocasiones de Egipto con relación a la tradición judeo-cristiana, pero nunca toman a la cultura egipcia como origen de sus enseñanzas.

E incluso en la actualidad, los dos grupos principales escindidos de AMORC toman distancia de estas afirmaciones fabulosas:

La Orden Rosacruz del Imperator Velayos (la cual se escindió de AMORC) es más cauta a la hora de referirse explícitamente a Egipto, y señala simplemente que “la Orden Rosacruz es heredera espiritual de las antiguas Escuelas de los Misterios que florecieron en Egipto. Babilonia, Grecia, y Roma”. (11)

Mientras que la otra organización, la Confraternidad de la Rosacruz que fue fundada por Gary Stewart (antiguo Imperator de AMORC que fue destituido) se centra en los manifiestos del siglo XVII como punto de partida y aunque utiliza las monografías originales de Lewis como material de estudio, prefiere utilizar públicamente símbolos y referencias acerca de Christian Rosenkreutz y no del faraón Akhenatón.

SUCESORES DE LEWIS QUE SIGUEN CREYENDO EN EL ORIGEN EGIPCIO

Los grupos rosacruces que siguen reivindicando el origen egipcio son esencialmente aquellos que se encuentran en Sudamérica como pequeñas escisiones de AMORC y los principales son:

La Antigua y Mística Rosacruz Arcana (AMRA) que afirma en su página web que “el rosacrucismo se originó en 1489 antes de la era cristiana, cuando un grupo de místicos integrados por hombres y mujeres que estudiaban bajo la dirección del Faraón Tutmosis III decidió constituirse en una orden secreta que se llamó sencillamente Orden o Hermandad”. (12)

Y también la Orden Rosacruz Oriental (ORO) y la Antigua y Tradicional Orden Rosacruz (ATOR) quienes igualmente toman como origen de la tradición rosacruz, el año 1489 a. C. cuando se habría creado “la Gran Fraternidad Blanca a partir de la unificación de los Grados Superiores de las Escuelas de Misterios que había en el Antiguo Egipto”. (13)

Pero también la propia AMORC sigue promoviendo esa mentira, y así por ejemplo, a los alumnos que comienzan el primer grado se les da un folleto titulado “Cruzando el Umbral” en donde en la portada aparece el sello de Tutmosis III.


Y abajo del sello entre paréntesis ponen "fundador" y más adelante en el folleto escribieron:

« La Orden Rosacruz fue inspirada en las antiguas escuelas de los misterios que organizó en Egipto el faraón Tutmosis III (de la 18vaDinastía alrededor del año 1503 a. C.) y su estructura orgánica se basó en estas escuelas. En ellas se estudiaba sistemáticamente la naturaleza del hombre y la relación que este tiene con el Cosmos. Lo que Tutmosis III estableció fue mucho más que una escuela: fue una OrdenIniciática. » (p.3)

(Y este folleto se encuentra firmado por Christian Bernard quien es el actual Imperator de AMORC.)

CONCLUSIÓN

Así como es posible identificar algunas influencias de la filosofía hermética y algunos elementos del Antiguo Egipto en el rosacrucismo tradicional, es imposible afirmar que el origen de la Orden Rosacruz se remonta a la cultura egipto-faraónica. Y más aún, es absurdo señalar fechas específicas y lugares concretos invocando documentos y archivos que nadie ha podido ver y que si fueran reales serían revelados públicamente para asombrar al mundo científico y convencer a todos de la veracidad de las afirmaciones de AMORC.

Siendo así, queda claro que la relación del rosacrucismo con Egipto fue fruto de la imaginación del primer Imperator de AMORC, Harvey Spencer Lewis, quien utilizó el arte y la estética egipcia para publicitar su nueva agrupación esotérica.

OBSERVACIONES

El artículo de arriba fue elaborado por el investigador Frater Ox y publicado en la revista Atenea del año 1, Nº4. Y concuerdo plenamente con su declaración que es falsa esa historia que el rosacrucismo se originó en el Antiguo Egipto y grandes ocultistas como Blavatsky también afirman lo mismo:

« Cometen un gran error aquellos que les atribuyen a los Rosacruces la construcción de las Pirámides de Egipto y otros majestuosos monumentos de la antigüedad, porque en realidad la Hermandad de la Rosa-Cruz no fue fundada sino hasta la mitad del siglo XIII, y a pesar de las afirmaciones del erudito Moshein, su nombre no deriva ni de la palabra latina “ros” (que significa rocío) ni de una cruz que es el símbolo de Lux.

El verdadero origen de la Hermandad Rosacruz puede ser establecido por cualquier estudiante serio y genuino de Ocultismo que viaje a Asia Menor y que sea aceptado por algunos de la Hermandad, y que esté deseoso de dedicar su vida al rompecabezas de descifrar un manuscrito Rosacruz (lo que es la cosa más difícil del mundo) ya que este se encuentra cuidadosamente preservado en la misma Logia que fue fundada por el primer cabalista de ese nombre, pero que ahora sigue otro nombre.

Su fundador fue un Caballero alemán de nombre Rosencranz.

Este fue un hombre que después de adquirir una muy sospechosa reputación a través de la práctica de la Magia Negra, se reformó a consecuencia de una visión.

Y abandonando sus malignas prácticas, hizo un voto solemne y peregrinó hasta Palestina para retractarse públicamente ante el Sagrado Sepulcro y no se oyó más de él hasta que años después la misteriosa Orden de los Rosacruces fue agregada a la familia de los Cabalistas.

¡Como alquimistas y conjuradores se hicieron proverbiales!

Los Rosacruces procuraron combinar juntas las más diversas ramas del Ocultismo y pronto se hicieron célebres por la extrema pureza de sus vidas y sus extraordinarios poderes, así como por su profundo conocimiento del secreto de secretos. »
(Collected Writings I, p.104-106, extractos)

La aseveración de Blavatsky es particularmente relevante porque la investigación que he efectuado sobre ella me ha llevado a concluir que no solamente fue una gran ocultista, sino que también muy probablemente fue una verdadera discípula y mensajera de los Maestros transhimalayicos y por lo tanto ella realmente sí sabía de ocultismo, ya que la enseñanza esotérica que recibió, la recibió directamente de los grandes Adeptos de Shambala y por consiguiente vale mucho la pena prestar atención a lo que dice.

Y esto me lleva a considerar muy seriamente que todo lo que dijo Spencer Lewis acerca de los rosacruces egipcios son puros inventos y eso le da una muy mala reputación como instructor esotérico ya que muestra que no le importaba inventar cosas falsas para satisfacer sus fantasías.




Por otra parte, hay esoteristas más sutiles que afirman que si bien los rosacruces no provienen directamente del Antiguo Egipto, en cambio ellos sí heredaron la enseñanza oculta que guardaban los antiguos ocultistas egipcios.

Pero lamento informarles que eso tampoco es cierto, ya que si bien es verdad que la enseñanza esotérica se ha dado a lo largo de los tiempos. La enseñanza esotérica tal como se dio en el Antiguo Egipto se encontraba en gran medida desaparecida para cuando los rosacruces surgieron y lo que ellos heredaron se encontraba muy distorsionado.

Y a las pruebas me remito, ya que las tres principales corrientes que llevaron la enseñanza egipcia al Occidente fueron:

1) Los antiguos sabios europeos que estudiaron en Egipto.
2) Los cabalistas judíos, y
3) Los discípulos de Hermes Trismegisto.

Sobre los antiguos sabios europeos que fueron a estudiar a Egipto, Blavatsky dice que:

« El filósofo griego Jámblico narra que Pitágoras habiendo logrado penetrar en los misterios del Templo de Tebas por pura fuerza de energía y atrevimiento, allí obtuvo su iniciación y más tarde fue a estudiar las ciencias sagradas en Egipto durante veintidós años.

Esto permitió que muchos extranjeros fueran posteriormente admitidos para compartir los conocimientos de los sabios del Oriente, los cuales, como consecuencia, divulgaron muchos de sus secretos. Pero desafortunadamente los alumnos occidentales incapaces de preservarlos en su pureza, estos misterios los mezclaron tanto con ficciones y fábulas de la mitología europea que la verdad fue completamente distorsionada. »
(Collected Writings I, p. 104-105)

Sobre la Cábala, Blavatsky señala que:

« Las enseñanzas secretas se habían estado trasmitiendo de manera ininterrumpida a través de la tradición oral. Siendo escrupulosa y celosamente guardadas por los sabios de Caldea, India, Persia y Egipto. Y pasadas de un iniciado a otro, con un extremo cuidado de no alterarlas. Sin embargo, al pasar por Moisés (quien fue iniciado en Egipto) experimentaron algunas ligeras deformaciones.

Y a su vez Moisés habiendo iniciado a su manera y de forma tergiversada a sus “setenta Ancianos”, estos sabios sólo pudieron dar lo que habían recibido, y es de esta forma como se produjo la primera oportunidad para tergiversar la enseñanza y generar interpretaciones incorrectas de los símbolos.

Y así, mientras que la Cábala oriental permanecía en su forma original, la Cábala judía se fue llenando de obstáculos, y las claves para muchos de los secretos (prohibidos por la ley mosaica) fueron malinterpretadas intencionadamente.

Aun así, los poderes conferidos a los iniciados hebreos por el conocimiento cabalístico seguían siendo formidables, y de todos los más renombrados cabalistas judíos, el rey Salomón y su padre David fueron los más poderosos.

Y si bien los primeros Rosacruces aprendieron también sus primeras lecciones de la sabiduría de los maestros orientales [ya que como vimos su fundador Rosencranz estudió largos años en el Oriente antes de regresar a Europa para fundar la Orden de los Rosacruces]. No fue así con sus descendientes directos. Y es por eso que en muchos aspectos, la Cábala de estos rosacruces demuestra ser una versión gemela de la Cábala judía, pero que con el tiempo la fueron deformando aún más. »
(Collected Writings I, p. 110-111. extractos)

Y sobre las enseñanzas de Hermes Trismegisto, Blavatsky advierte que:

« De los auténticos libros Herméticos, sólo subsiste un fragmento conocido como la “Tabla de Esmeralda” ya que todas las obras compiladas sobre los libros de Toth fueron destruidas y quemadas en Egipto, por órdenes del emperador Diocleciano en el siglo III. Y todo lo demás (incluyendo los más famosos textos “herméticos” como elPoimandrés) en su forma actual, son meramente recuerdos más o menos vagos y erróneos de diferentes autores griegos y latinos, que frecuentemente no dudaron en hacer pasar sus propias interpretaciones como si fueran fragmentos herméticos genuinos. »
(Collected Writings XI, p. 549)

Conclusión

Vemos por lo tanto que de las tres fuentes que tuvimos para recibir la enseñanza esotérica del Antiguo Egipto, ninguna de ellas se salvó de ser destruida o alterada antes de llegar al Occidente.

NOTAS
Margaret Bakos: Egiptomania - O Egito no Brasil, Paris Editorial, S.P., 2004. Este libro dedica un capítulo a analizar las construcciones egipcias de la Gran Logia de habla portuguesa en Brasil. El estudio está firmado por Moacir Elías Santos, Thiago José Moreira y Vivian Noitel Valim Tedardi. (p.117 y ss.)
Antoine Faivre: L’esotérisme au XVIII siècle, Seghers, París, 1973.
Helena Blavatsky: A Few Questions to “Hiraf”, Spiritual Scientist, Boston, July 15 and 22, 1875, pp. 217-18, 224, 236-7. Artículo incluido en los “Collected Writings”, vol. I.
Gerard Galtier: La tradición oculta. Madrid, Oberon, 2001. En esta obra podemos leer que “El Rito Antiguo y Primitivo parece haber sido la gran obra de la vida de John Yarker, quien modificó muchas veces su escala de grados, los cuales desde los primitivos 33 grados (en 1872) pasó después a los 97 grados. Poco a poco el Rito terminó llamándose Rito de Memphis y Misraim (en 97 grados) pero se trató más bien de una modificación del Rito de Memphis (y más en concreto de la versión del Rito presentada por Marconis de Négre en 1861 en Le Ramean d’Eleusis) que de una fusión real entre Misraim y Memphis, pues no encontramos casi ninguno de los grados de Misraim que habían sido abandonados por el antiguo Rito de Memphis (excepto dos o tres, tales como Caballero del Águila Negra).
Recordemos que el propio Rito de Memphis era una amalgama del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, del Rito de Misraim y de numerosos grados de inspiración esotérica u oriental”.
Israel Regardie: The complete Golden Dawn system of magic.Phoenix, Arizona, EE.UU., Falcon Press, 1984. 
Harvey Spencer Lewis: Preguntas y Respuestas Rosacruces con la historia completa de la Orden. 8va ed. San José, California: Gran Logia Suprema de AMORC, 1979. 
Orden Rosacruz AMORC, Monografía 1 de Sección Postulantes. 
Harvey Spencer Lewis: Preguntas y Respuestas Rosacruces con la historia completa de la Orden. 
Op. cit. 
Op. cit. 
www.rosacruz.net 
www.ordenrosacruz.com 
www.geocities.com/ordenrosacruzator/historia.htm

http://esoterismo-guia.blogspot.pe/2016/10/origen-egipcio-de-los-rosacruces.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada