AMIGOS DEL BLOG

domingo, 10 de julio de 2016

EL SEPULCRO DE HIRAM

EL SEPULCRO DE HIRAM

Aquí llega la necesidad de ingresar en el sepulcro del Gran Desaparecido, para buscar aquella Luz Orientadora que es la única que puede guiarnos en las tinieblas de la ignorancia en que nos encontramos, por falta del discernimiento que solo se halla en la Cámara del medio o centro de nuestro ser.

 

El Sepulcro de Hiram es, en ese grado, una duplicación de la Cámara del Medio del anterior, asi como esta, a su vez, repite el símbolo del Cuarto de Reflexión que admite al profano en el Templo para que llegue al estado de Aprendiz por medio de los tres viajes alegóricos. Una vez alcanzados los siete anos de la Perfección, hay que buscar en el centro de esta edad la perfecta realización del Ternario Ideológico en un Cuaternario Operativo, según lo muestran los primeros siete arcanos del Tarot1.

La búsqueda en el centro del ser, como de la edad, es pues, el símbolo fundamental que se nos presenta en esta cíclica repetición del Cuarto de Reflexión, de la Camara del Medio y del Sepulcro de Hiram.

Una vez mas el candidato para un estado o condición superior de progreso, sobre el Camino Filosófico de la Iniciación, se encuentra frente a los emblemas y a la apariencia de la muerte, para que sepa buscar, encontrar y manifestar la Realidad de la Vida; en la oscuridad y en las tinieblas exteriores, que vienen a ser la oportunidad para la expresión de la Luz interior.

Pero, cuando el maestro perdido cesa de ser victima de lo aparente, y dirige toda su atención a lo interior, al centro del lugar (o condición) en que se encuentra, he aquí la Luz, debil al principio, pero cuya intensidad va creciendo con el poder del discernimiento, que empieza a manifestarse: es la urna de oro en la que se encuentran las cenizas de Hiram y su corazón embalsamado.

Este corazón tan noble y elevado, lleno de Amor, de Benevolencia y de Sabiduría .ha muerto realmente? .Puede haber cesado de existir? Este astro radiante de Luz, este Obrero Perfecto que era para los demás un guía y un ejemplo, este Maestro tan hábil en expresar y traducir los planes del G.. A.., o sea, las Leyes de la Creación, este Filosofo discreto y solitario, profundo conocedor de todos los misterios, igualmente amigo y compañero de los reyes como de los mas humildes obreros, cuyo silencio era no menos elocuente que sus palabras, .puede haber cesado de existir?. Aquel Ideal Luminoso que nos guiaba y dirigía en nuestras mas elevadas aspiraciones, en nuestros pensamientos mas nobles, en nuestros deseos mas profundos, .ha desaparecido realmente para siempre del horizonte de nuestra conciencia, en el sepulcro de las circunstancias, necesidades y consideraciones materiales?

He aquí la silenciosa y solitaria meditación a la cual ha de entregarse el maestro simbólico perdido en la ilusión de las consideraciones profanas, delante de la mística urna de oro, la Realidad Inmortal de cuyo contenido todavía ignora y desconoce. Y en este sepulcro ha de permanecer hasta que una Luz deslumbrante, que emana de aquel centro de Infinitas Posibilidades, lo aparte para siempre del dominio de la duda y de la ilusión. En las tinieblas ha de manifestarse la Luz que debe guiarlo.

En el Reino de la Muerte y de las sombras ha de aparecer la Vida que todo lo anima hacia  una Meta que no es menos real, aunque desconocida.

Tomado de:
Manual de Maestro Secreto de Aldo Lavagnini.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada